martes, 21 de abril de 2015

LA CONDESA DU BARRY



BARRY_Condesa du / Comtesse du_Jeanne Bécu de Cantigny alias de Vaubernier o Beauvarnier, Condesa du Barry, Dama de Louveciennes y de Saint-Vrain (Vaucouleurs, Lorena, 19-08-1743 / Plaza de la Concordia, París, 08-12-1793). Fue la última favorita oficial del rey Luis XV de Francia y la menos ambiciosa y la más bondadosa de todas las que le precedieron en el envidiado puesto.

Nacida en Vaucouleurs en 1743, Jeanne Bécu de Cantigny de Vaubernier, es hija natural de los amores de Anne Bécu de Cantigny con un ex-monje apellidado De Vaubernier o Beauvarnier, del convento de Picpus de París. Por parte de su madre, es nieta de Fabien Bécu, hombre apuesto y tenido como el más hermoso varón de la capital francesa, que posee un afamado restaurante, y de una auténtica dama de la añeja aristocracia gala, la Condesa de Cantigny. A favor de ese extaordinario matrimonio por amor, Fabien Bécu aprovecha para añadir el apellido de su esposa al suyo con el fin de pormenorizar su plebeya ascendencia. Su nieta es entonces educada en el parisiense convento de las damas de Sainte-Aure, como otras tantas muchachas de noble procedencia, bajo el nombre de "Señorita de Cantigny", mientras que su madre es convenientemente desposada con el señor Nicolás Rançon, miembro de la burguesía acomodada en 1749.

Tras su salida del convento, es empleada en casa de una noble viuda en calidad de "lectora" y de la cual es finalmente expulsada por otorgar sus favores al hijo de aquella. Sin embargo, sale del Castillo de La Courneuve ducha en los modales y buenas maneras de la sociedad aristocrática.

Empleada como vendedora en la famosa casa de moda de la Señora Mabille, Jeanne Bécu de Cantigny atrae por su gran belleza a toda una cohorte de aristócratas que pronto le abrirán las puertas de las mejores casas parisinas.

Convertida en la amante del caballero Jean Du Barry, que se hace llamar Conde du Barry-Cérès, un aventurero ya casado y padre de 1 hijo bajo cuyo techo se organizan juegos de mesa con fuertes apuestas, regenta su casa como si fuera su esposa y acoge con inigualable elegancia a ilustres invitados de la talla del mariscal-duque de Richelieu, quien la presentará sutilmente al rey Luis XV, tras organizar un encuentro accidental en Versalles. Inmediatamente prendado de la bella "Madame du Barry", la convierte paulatinamente en su amante, con la intención de casarse con ella pero, ante las presiones de la Familia Real, desiste de contraer un matrimonio morganático para finalmente presentarla oficialmente como su nueva favorita real. Para legalizar su situación, Luis XV la casa convenientemente con el hermano mayor del caballero Jean Du Barry, Guillermo, Conde Du Barry, aún soltero y viviendo apaciblemente en su provincia de Languedoc.

Tras las nupcias blancas, el conde regresa a sus tierras con una fuerte suma de dinero como única compensación por su papel de marido ficticio (5.000 libras), con el fin de dar un título y una posición a la nueva amante del monarca.



Extremadamente bella, elegante, ingeniosa y bondadosa, la Condesa Du Barry es tratada como una reina pero se ve rechazada de plano por las hijas y nietos del rey, escandalizados por su pasado algo más que dudoso y por su papel de favorita real en la Corte. Molesto también con ella el clan del duque de Choiseul, principal ministro y ex-protegido de la difunta Marquesa de Pompadour, al que le habría sido más grato que el rey hubiese elegido a su hermana la duquesa de Gramont como amante, para asegurar asi su puesto en el poder. Sus sinsabores en el entorno de la Familia Real aumentarán con la llegada de la joven esposa del Delfín Luis-Augusto (nieto de Luis XV y futuro Luis XVI en 1774), la archiduquesa María-Antonieta de Austria-Lorena, que la tendrá como única responsable de la caída del duque de Choiseul.

Respaldada por el mariscal-duque de Richelieu, por el duque de Aiguillon (joven pariente de Richelieu), por el canciller vizconde de Maupeou, la Condesa Du Barry será el origen y objeto involuntario de una evidente escisión en la corte y entre la opinión pública, y la imagen simbólica del partido monárquico (Barrysianos) frente al del partido parlamentarista liderado por Choiseul y su clan (Choiseulistas).

El enfrentamiento del ministro con la favorita seria decisivo en la inevitable caída en desgracia de éste por fraguar en secreto una guerra contra Gran-Bretaña a pesar de la desaprobación del rey. Descubiertos sus planes belicistas, Choiseul es inmediatamente cesado y exiliado de la corte. Se inicia entonces una "Revolución Real" en 1770, con un nuevo plantel de ministros reformadores (Maupeou, Terray y d'Aiguillon) todos amigos de la Condesa du Barry, que apuestan por una reforma judicial e institucional a favor del pueblo, abatiendo la oposición parlamentaria, aferrada a sus privilegios nobiliarios, a sus cargos hereditarios y a esa sistemática oposición a cualquier reforma beneficiosa propuesta por la Corona.

Sin embargo, la reforma impulsada llega demasiado tarde... Cuatro años más tarde Luis XV fallecería de viruelas.

La imagen de la favorita será el blanco de las más duras críticas de la oposición, cuando en realidad la condesa se desentendía por completo de la política y se guardaba de influenciar al rey en los asuntos de Estado, cosa que siempre le agradeció. A pesar de su irreprochable conducta, la Condesa du Barry fue insultada y acosada a través de una auténtica campaña difamatoria lanzada por los magistrados-parlamentarios apartados de sus funciones.

El 10 de mayo de 1774, tras una horrenda agonía, Luis XV rendía su último suspiro, y la Condesa Du Barry era inmediatamente recluída en la abadía de Pont-aux-Dames, por orden de Luis XVI, a instancias de la nueva reina, María-Antonieta de Austria, su enemiga más acérrima.

Tras una larga temporada de reclusión, fue finalmente liberada con el beneplácito de Luis XVI y autorizada a regresar a su castillo de Louveciennes, sin por ello permitirle volver a Versalles.



Soltera, inmensamente rica y sin compromiso, se enamoró entonces de su principal suspirante, Louis-Hercule-Timoléon de Cossé, 8º duque de Brissac, gran cortesano y gobernador de París, con quien mantuvo públicamente su relación sentimental incluso cuando estalla la Revolución Francesa en 1789. Opta entonces por refugiarse en Londres, pero regresa a Francia en 1792 para ofrecer su ayuda económica a la Familia Real, que atraviesa sus peores días de adversidad.

El mismo año, el amor de su vida, el duque de Brissac, era masacrado en plena calle por una multitud incontrolada, mientras era conducido como prisionero a París para ser juzgado por un supuesto delito de alentar sentimientos favorables a la monarquía en las filas de la Guardia Francesa; sus asesinos lanzaron su cabeza a los pies de la condesa horrorizada, tras forzar la puerta de su castillo de Louveciennes.

Injustamente acusada de ser un agente monárquico, de ayudar en sus dificultades económicas al rey, la Condesa Du Barry es arrestada y condenada a muerte por el Tribunal Revolucionario. Es guillotinada la mañana del 8 de diciembre de 1793. Sus últimas palabras delante de la guillotina fueron, dirigiéndose al verdugo: "Esperad un momento más, por favor..."
Esa mujer inofensiva amaba la vida y se resistía a abandonarla incluso delante del patíbulo.

Su único crimen fue ser la última "puta del rey-tirano", como tan bien se complacían sus enemigos en llamarla durante aquel juicio expeditivo.

 


jueves, 16 de abril de 2015

EL Ier. DUQUE DE MORNY




MORNY_1er. Duque de / 1er. Duc de_Charles Auguste de Morny, conde luego 1er. Duque de Morny (Saint-Maurice, Suiza, 10-09-1811 / París, Francia, 10-03-1865) fue un financiero y un político francés, medio-hermano del emperador Napoleón III, y un bulímico de la política y de las finanzas.

Su nombre de pila fue también el de otro fascinante y extraordinario personaje del siglo XIX: el príncipe Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord, y no se puede decir que sea esa una coincidencia fruto del azar, puesto que la vida de Morny fue movida, a imagen y semejanza de su presunto padre natural.

Tendremos en cuenta su sorprendente ascendencia, que se complacía en definir sin complejos y con mucho sentido del humor con esas palabras: "En mi linaje, somos bastardos de madre a hijo desde hace tres generaciones. Soy el bisnieto de un rey, el nieto de un obispo, el hijo de una reina y el hermano de un emperador."


Su partida de nacimiento le sitúan en París, el 21 de octubre de 1811. En realidad, su madre no era otra que la reina Hortensia (nacida De Beauharnais), consorte de Luis I Bonaparte, rey de Holanda. Si su tercer hijo fue Luis Napoleón Bonaparte -el futuro Napoleón III, emperador de los Franceses-, Charles Auguste de Flahaut, futuro duque de Morny, figuraba como el cuarto. Lejos de ser un Bonaparte, Morny no era sino el fruto de un desliz de la reina Hortensia de Holanda con el apuesto conde Charles de Flahaut de La Billarderie. Eso explicaría también por qué la reina prefirió parir al bastardo en Suiza y no en París, por discreción y decoro. En cuanto al Sr. Demorny, intermediario que prestó su apellido al bastardo, desapareció rápidamente después de haber convenientemente dado su nombre a cambio de una buena suma; poco después, el apellido Demorny se convirtió en De Morny y luego en el título nobiliario de "duque de Morny".

Su padre natural, el conde Charles de Flahaut, tampoco era hijo del Conde de Flahaut de La
Billarderie, aristócrata de treinta y siete años más viejo que su encantadora esposa, Adélaïde Filleul, condesa de Flahaut, conocida en la sociedad de la época por ser la amante de Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord, Obispo de Autun. Entonces las infidelidades se hacían públicas...

El complaciente y cornudo Conde de Flahaut no tuvo reparos en reconocer al bastardo como hijo suyo, dándole sus apellidos, a menos que fuera engañado o que no se le pidió su expreso permiso a la hora de inscribir al niño en el registro.

Finalmente, para llegar a la tercera generación, decir que Adélaïde Filleul, condesa de Flahaut, era hija de Irene du Buisson de Longpré, rica mujer que dividía salomónicamente sus noches entre su marido, un comisario en vinos, con un potentado recaudador de impuestos y con... el mismísimo rey Luis XV de Francia. De ahí que el duque de Morny pudiera presumir de su real ascendencia.


Beneficiario de tan brillante procedencia, resulta fácil comprender que Morny se haya atribuido, sin escrúpulo alguno, una partícula transformando así su presumible apellido original y añadiendo nada menos que el título de conde y de duque, pese a que la ascendencia real quedaba por demostrarse tenida cuenta de los eclécticos gustos de Irene du Buisson de Longpré.

Educado por su abuela paterna, la condesa Adélaïde de Flahaut, viuda y convertida tardíamente en la esposa de un diplomático portugués, el Señor De Souza, el joven Morny inaugura su carrera en tiempos de la Monarquía de Julio (1830-1848), como brillante oficial enrolado para la conquista de Argelia.




Rápidamente hastiado de la vida militar, se lanza en la fabricación de azúcar de remolacha al comprar una empresa azucarera de Clermont, que le sirve simultáneamente de trampolín para entrar en la vida política al hacerse elegir diputado del Puy-de-Dôme en 1842. Reelegido en 1849, entra en contacto con su medio-hermano el príncipe Luis Napoleón Bonaparte, recientemente elegido Presidente de la IIª República Francesa.


No se puede afirmar que entre ambos exista una perfecta sintonía, pero el presidente aprecia el dinamismo del diputado, que le empuja a ampliar sus poderes aprovechando la baza de su popularidad. De hecho, Morny será el hombre clave del Golpe de Estado del 2 de diciembre de 1851. Singular paralelismo: su abuelo, Talleyrand, había sido el instigador del Golpe del 18 de Brumario (2 de diciembre de 1799).

Sus servicios se ven recompensados con la cartera ministerial del Interior, que abandonará casi de inmediato... (2 de diciembre de 1851 hasta el 22 de enero de 1852). Curiosamente, Morny es un Orleanista de corazón y de sentimiento, y no aprecia en absoluto la ingerencia de la República, que ha secuestrado los bienes de la familia de Orléans.

Bajo el IIº Imperio, su papel político no conserva más que el aspecto representativo, asumiendo con eficacia el cargo de presidente del cuerpo legislativo. Esa función le permite, además, lanzarse en asuntos financieros, implicándose en múltiples empresas; el simple hecho de aparecer en cualquier negocio parece atraer a todos los inversores y los capitales, aunque muchas veces sus métodos sean discutibles.

De su mano surgirá Deauville, Le Vésinet, lanzará la carrera de la actriz Sarah Bernhardt y tomará bajo su protección a Alphonse Daudet, al que confiará el secretariado de sus negocios financieros. Su desaparición prematura, en 1865, le ahorrará ser testigo del desmoronamiento del IIº Imperio y de la caída de su medio-hermano. Fallece de un cáncer de páncreas, entonces desconocido por los médicos.





En 1857 (7 de enero), contrajo matrimonio en San Petersburgo con una linajuda y rica aristócrata rusa, la princesa Sofía Sergeïevna Trubetzkaya, hija del príncipe Sergeï Trubetzkoy y de la condesa Ekaterina Moussin-Pushkina. Cuatro hijos nacerán de dicho matrimonio:

-Charlotte de Morny (1858-1883), casada en 1877 con José Osorio y Heredia, Conde de La Corzana -con descendencia-.

-Auguste de Morny, 2º Duque de Morny (1859-1920), casado en 1886 con Carlota de Guzmán y Ybarra -con descendencia-.

-Serge de Morny, Conde de Morny (1861-1922), oficial del Ejército, -soltero-.

-Sophie de Morny (1863-1944), casada en 1881 con Jacques Godart, Marqués de Belbeuf -sin descendencia-.

De su relación extramatrimonial con la Condesa Le Hon, tuvo a:

-Léopoldine Le Hon (1838-1931), casada en 1858 con el Príncipe Stanislaw August Poniatowski, con el que tuvo 3 hijos y, de entre su descendencia, se cuenta al Príncipe Michel Poniatowski, antiguo ministro del Interior durante el gobierno del Primer Ministro Raymond Barre (década de 1970), y a la Princesa Sarah Poniatowski, esposa del cantante francés Marc Lavoine.





jueves, 9 de abril de 2015

La Iª DUQUESA DE DANTZIG



DANTZIG_1ª Duquesa de / 1ère. Duchesse de_Catherine Hubscher Lefebvre, 1ª Duquesa de Dantzig y del Imperio Francés, Par de Francia (Goldbach-Altenbach, Alto-Rhin, Alsacia, Francia, 02-02-1753 / Hôtel de Dantzig, París, 29-12-1835). Mujer famosa de humildes orígenes que trabajó de cantinera, lavandera y planchadora, luego de criada y finalmente estableciendo su propio negocio como lavandera a dos pasos del Palacio Real de Las Tulerías, en París, contrajo matrimonio con un sargento del Regimiento de las Guardias-Francesas, François Joseph Lefebvre, futuro mariscal de Francia y 1er. Duque de Dantzig.

Catherine Hubscher nació en el Valle de Saint-Amarin, en Alsacia, en el seno de una muy humilde familia. Desde temprana edad, su madre le enseñó a lavar y planchar la ropa, y las tareas domésticas más básicas pero cuan necesarias para una chiquilla destinada a trabajar toda su vida para ganarse el pan.

Enviada a París como criada, acabó por progresar e independizarse regentando una lavandaría que estaba a dos pasos del Palacio de Las Tulerías.

En 1783 se había casado con un militar alsaciano, nacido en Rouffach, François Joseph Lefebvre (1755-1820), hijo de un suboficial del cual se había quedado huérfano a la temprana edad de 10 años, siendo educado por un tío que era párroco. Un mal estudiante pero con grandes aptitudes. De chico peluquero, ingresa a los 18 años como simple soldado en el Regimiento de las Guardias-Francesas.

La bien avenida pareja tendrá nada menos que catorce hijos, de los cuales doce morirán en la cuna o siendo infantes.

Lefebvre será finalmente ascendido a sargento a sus 33 años, en 1788. El 14 de julio de 1789, muchos de sus oficiales le deberán la vida al salvarlos de la turba popular envalentonada por la fiebre revolucionaria. Ascendido desde entonces a teniente de la guardia nacional parisina pero fiel al rey Luis XVI, es herido cuando protegía a la Familia Real durante la tentativa de ésta de trasladarse al Real Sitio de Saint-Cloud. Facilitará la huída de las tres tías del rey al extranjero.



La Revolución tomando un giro sangriento, pasa a integrarse en los ejércitos de la República y se convierte en capitán de infantería en 1792. Sirve en el ejército del centro y en el de La Mosella. Distinguido por su bravura, es ascendido a general de brigada a finales del año 1793, participa en la batalla de Geisberg y se convierte en general de división en enero 1794. Su mujer, Catherine, no se separa de él y le acompaña en todas sus campañas, ayudando en todo lo que puede: cocina, lava, cura a los heridos,... sin amilanarse. De hecho, será herida en Forbach y condecorada por su valentía.

Lefebvre se distingue en la toma de Arlon y en la de Dinant, en la victoria de Fleurus, y es trasladado al ejército de Sambre-et-Meuse, sirviendo bajo las órdenes del General Kléber y del General Lazare Hoche. Presente en Altenkirchen y en Wetzlar, en Friedberg, en el pasaje del Rhin en Neuwied, pasa al ejército de Mayence (Magúncia), cuyo mando asume por intermitencias. Herido en Pfullendorf, se convierte en gobernador militar de París en 1799. Designado por el Consejo de los Quinientos como candidato al Directorio, no consigue ser elegido.

Unido a la suerte del General Napoleón Bonaparte, cliente moroso de su mujer Catherine como el pretencioso pero pobre Joseph Fouché, Lefebvre juega un importante papel durante el golpe de Estado del 18 Brumario. Napoleón nunca se olvidará de él y, agradecido, le convierte en presidente del Senado en diciembre de 1799. Mejor aún: Lefebvre es ascendido a mariscal del 1er Imperio durante la primera promoción de mariscales, y "Gran Aguila" de la Orden de La Legión de Honor. Su edad y su perfecto conocimiento de los reglamentos de infantería le convierten en un buen comandante de retaguardia, pero sus maneras rudas y el desenvuelto comportamiento de su mujer Catherine Hubscher, que no ha renunciado a sus costumbres de mujer del pueblo, irritan al Emperador cuando la pareja aparece en la Corte de Las Tulerías.

A Fouché, durante los sangrientos días revolucionarios, Catherine había espetado: "...cuando seas ministro, yo seré duquesa!", lo que equivalía a decir que cuando las gallinas tuviesen dientes, ella sería más que una simple lavandera del barrio de Las Tulerías. Sorprendentemente, esa frase parece haber sido premonitoria: Joseph Fouché, "el Carnicero de Lyon", se convirtió efectivamente en ministro imperial y Catherine Hubscher en "Madame la Duquesa de Dantzig".

En 1807, Lefebvre vuelve a los campos de batalla. El Emperador le confía el asedio de Dantzig. El 27 de mayo, la plaza capitula y Lefebvre recibe, en recompensa, el ducado de Dantzig. De este modo, su mujer lavandera, además de ser esposa de un mariscal, se convierte en duquesa.

Enviado a España en 1808, Lefebvre es victorioso en Durango, toma Bilbao y Santander, derrota a los británicos en Guenes, Valmaceda y toma Segovia. Destinado nuevamente a Alemania, durante la campaña contra Austria, y puesto a la cabeza de los Bávaros, es presente en Abensberg, Eckmühl y en Wagram. En Rusia toma el mando de la infantería de la Vieja-Guardia, combatiendo admirablemente durante la campaña de Francia.

Será uno de los mariscales que convencerá a Napoleón que abdique en Fontainebleau y vota su deposición. Durante los Cien-Días, vuelve a unirse a Napoléon que le hará Par de Francia sin mando concreto. Tras Waterloo y la IIª Restauración, Luis XVIII le destituye momentáneamente para castigar su trahición. Sin embargo, en 1819, le devuelve su rango en la Cámara de los Pares. Un año después, fallece tras haber elegido él mismo su tumba en el cementerio del Père-Lachaise.

Catherine Hubscher perdería antes a uno sus dos únicos hijos supervivientes:

Joseph, llamado "Coco", nació en 1802 y falleció en 1817. El segundo, Marie-Xavier-Joseph, nacido en 1812, viviría hasta 1885, siendo 2º duque de Dantzig y Par de Francia a partir de 1820.

La pareja había adquirido en París un palacete en la calle del Cherche-Midi, en 1808, y en el departamento de Seine-et-Marne, el Castillo de Combault en la localidad de Pontault-Combault (hoy sede del ayuntamiento).

Napoleón les concedió el título de "Duques de Dantzig" el 28 de mayo de 1807, y el rango de Pares de Francia el 2 de junio de 1815.

Catherine Hubscher y François Joseph Lefebvre formaron la más original pareja que existió en la Corte Imperial Francesa. Célebre fue Catherine por su llana manera de hablar, con su rudo lenguaje de calle, su vitalidad y su jocosa costumbre de decir las cosas tal y como eran, no olvidandose nunca de sus humildes orígenes de lavandera.

Se ganaría el célebre apodo de "Madame Sans-Gêne" (Señora Sin-Reparo, apodo que le fue dado póstumamente por el actor Victorien Sardou), al hablar al Emperador y a la Emperatriz Josefina de tu a tu, como si nunca hubiesen cambiado las cosas desde 1789. Llegó incluso a tener una tremenda trifulca con Napoleón que intentó presionar a Lefebvre para divorciarse de ella y casarle con otra mujer más refinada; en el curso de la discusión, ésta le recordó que le adeudaba aún todas las facturas impagadas de la lavandería desde tiempos de la Revolución. Napoleón acabó por pagar su deuda: 3 Napoleones!

La admirable Catherine Hubscher fallecería quince años después de su enamorado esposo, en 1835.

 


miércoles, 1 de abril de 2015

EL VIZCONDE DE CHABOT



CHABOT_Vizconde de / Vicomte de_Charles Rosalie de Rohan-Chabot, Caballero y Marqués de Soubran, Conde de Jarnac, Vizconde de Chabot, Señor de Clion, Maroite y Brassac, Co-Señor de Montagrier y de Chapdeuil (Hôtel de Rohan-Chabot, Paris, 09-07-1740 / Twickenham, Londres, ?-08-1813). Fue un oficial del Ejército Francés que llegó a mariscal-de-campo y de los Ejércitos del Rey Luis XVI, Comandante del país de Aunis y de las provincias de Saintonge, del Poitou y del Angoumois, Inspector y comandante de la 15ª División de Caballería del Ejército.

Fue hijo del Conde Guy Auguste de Rohan-Chabot, Conde de Maillé-Seizploue, más conocido bajo el título de Caballero de Rohan (1683-1760), célebre por su altercado con Voltaire, a quien mandó sus criados para darle una bastonada. Su madre fue Marie-Yvonne Sylvie du Brail de Rays (1712-1740). Descendiente del célebre espadachín Guy Chabot, Barón de Jarnac (autor del famoso "Golpe de Jarnac"), y biznieto de Henri Chabot de Saint-Aulaye, 2º Duque de Rohan tras su matrimonio con la Duquesa Marguerite de Rohan.

En 1759, contrae nupcias con Guyonne Hyacinthe de Pons, hija de Charles Philippe de Pons, Marqués de Saint-Maurice, y de Marie-Charlotte Lallemand de Betz. Tendría de ésta una hija:

-Adélaïde Louise Guyonne de Rohan-Chabot de Jarnac (1761- ? ), más conocida como "Mademoiselle de Jarnac"; c.c. (1778) Boniface Louis André de Castellane, Conde de Castellane-Novejan (1757-1837); padres de:

-Esprit Victor Elisabeth Boniface de Castellane, Conde de Castellane (1788-1862), Mariscal y Par de Francia; c.c. (1813) Louise Cordélia Eucharis Greffulhe => 4 hijos / Casa Condal de Castellane.

Muerta su esposa en el parto a la edad de 17 años, el Conde de Jarnac se casa nuevamente 15 años más tarde, en 1776 en Irlanda, con Elizabeth Smith, de 18 años, madre de su hijo varón:

-Louis Guy Charles Guillaume de Rohan-Chabot (1780- ? ), Vizconde de Chabot, Par de Francia.

El Vizconde de Chabot y luego Conde de Jarnac, abrazaría la carrera militar siendo recibido a la edad de 13 años (1753) en el cuerpo de los Mosqueteros Negros de la Guardia del Rey, en el que permanecerá hasta 1758, año en el que es enviado como Capitán del Regimiento de Caballería Royal-Etranger, bajo el mando de su hermano mayor el Conde de Chabot, convertido éste en Duque de Rohan. Ese mismo año se convierte en el último Conde de Jarnac.

De 1772 a 1780, el conde encarga las obras de embellecimiento del Castillo de Jarnac al arquitecto François-Nicolas Pineau. Por aquella época, su tierra de Jarnac es un feudo importante compuesto por 15 parroquias y 2 enclaves que contienen 115 pueblos, 45 vasallos notables y 11.000 habitantes.

En 1781, Luis XVI le nombra mariscal-de-campo y comandante de las provincias de Aunis, de Saintonge, de Angoumois, e inspector y comandante de la 15ª división de caballería, pero ya no abandona su condado. Debido a su rango militar, asume el mantenimiento del orden público durante el período de carestía de los 6 primeros meses de 1789. Por otro lado, participa activamente a la convocatoria de elecciones para los Estados Generales de Angulema y asiste al principio a la asamblea de la nobleza de Angoumois. Sin embargo, sus ideas avanzadas no serán del gusto de sus semejantes que, apegados a sus privilegios, serán aparcadas y olvidadas. Consciente que el tiempo de su señorío toca a su fin, se retirará de la asamblea antes de la elección de los diputados para los Estados Generales de Versailles.

En setiembre de 1790, sintiendo que ya no cuenta para nada y que ha dejado de ser influyente, decide hacer sus baúles y embarcarse para Irlanda tras recibir el permiso del rey Luis XVI. Dejando atrás su país, jamás tomará las armas contra sus compatriotas. Desde el momento en que la emigración del Conde de Jarnac es oficialmente constatada y pese a que Irlanda es considerada por el gobierno como "país amigo", sus tierras y su castillo de Jarnac son inmediatamente confiscados y pasan a ser bienes nacionales.

Después de la Revolución Francesa y durante los primeros años del Ier. Imperio, el exiliado Conde de Jarnac cambia Irlanda por Inglaterra, mudándose a la localidad de Twickenham, cerca de Londres, donde fallecería en agosto de 1813.