lunes, 9 de septiembre de 2013

EL MARQUESADO DE POMPADOUR

BREVE HISTORIA DEL
MARQUESADO DE POMPADOUR
 
 

Desde el siglo XI, el poderoso señorío limosín de los Lastours va a dominar la historia del vizcondado de Pompadour.

En 1026, Gui de Lastours construye un fuerte para defender sus posesiones envidiadas por el vizconde de Ségur. Con su esposa, Engalcie de Malemort, reconstruyen la iglesia de Arnac y fundan un monasterio donado a la abadía de San-Marcial de Limoges. Lo enriquecen con reliquias de San Pardoux, robadas de Sarlat.

Por un juego de alianzas matrimoniales, el vizcondado de Pompadour pasa a los Laron, luego a los Flamenc y, finalmente, a los Hélie (1240) quienes añaden a su apellido patronímico el nombre de la tierra de Pompadour.

En el curso de los siglos, el vizcondado de Pompadour se extiende sobre todas las parroquias de los alrededores. Es a Geoffroi Hélie de Pompadour, entonces preboste de Arnac, obispo de Périgueux y del Puy, gran limosnero de Francia, a quien se debe la reconstrucción de un fastuoso castillo sobre el montículo feodal.



Heredera en 1513 del ilustre vizcondado de Comborn, incluyendo la baronía de Treignac, la Casa de Pompadour había accedido a los más altos cargos y oficios: religiosos, militares y políticos. Elevada al rango marquesal, el linaje se extingue al alba del siglo XVIII. Fallecen sucesivamente Jean III Hélie, Marqués de Pompadour el 21 de junio de 1684, su hija Françoise, Marquesa de Hautefort el 16 de septiembre de 1726, y Mademoiselle de Saint-Cyr, su hija adoptiva legitimada por el Duque de Choiseul, en 1728.

 
Retrato de Jean III Hélie, Marqués de Pompadour y de Lorière (ob.1684)


La herencia de los Pompadour será el origen de un largo litigio entre el Príncipe de Conti y el Marqués de La Vallière. Pese a esos largos procesos judiciales, el marquesado disputado sería cedido a la favorita del rey Luis XV, Madame Lenormant D'Étiolles (Jeanne-Antoinette Poisson), el 24 de junio de 1745, con la venia del Príncipe de Conti ganador del litigio. En septiembre, recibe la carta patente que la transforma en Marquesa de Pompadour. Aunque en 1760, por dificultades financieras, vende su señorío y el castillo al banquero Laborde, conserva el título y las armas. Será el Duque de Choiseul quien recomprará al banquero la tierra de Pompadour para luego intercambiarla con Luis XV por la tierra de Amboise en 1761. De este modo, Pompadour volverá a la Corona.

 
Retrato de Jeanne-Antoinette Poisson, Marquesa de Pompadour y de Ménars (1724-1764), según el pintor Boucher en 1756.


Al fallecer la marquesa en 1764, tan solo el título de marquesa de Ménars y Par de Francia será transmitido en herencia a su hermano Abel-François Poisson, Marqués de Vandières y de Marigny quien, al fallecer sin descendencia masculina de su matrimonio con Julie Filleul (hija natural del rey Luis XV), da por extinta la sucesión en los tres marquesados (Marigny, Vandières y Ménars) y éstos son reintegrados a la Corona de Francia (1781). De hecho, la muerte de Marigny fue tan inesperada que ni siquiera tomó precaución en dejar testamento ni nombrar herederos.



El castillo de Pompadour, abandonado, sería víctima de descontrolados pillajes y en parte demolido durante la Revolución Francesa, sobretodo la capilla gótica. En 1817, la familia Pouch-Lafarge compra el castillo en ruinas y lo restaura. Finalmente, el 29 de enero de 1834, un incendio accidental lo reduce a cenizas. Sus propietarios volverían a reconstruirlo, pero solo en parte (el Ala Sur y el cuerpo principal).

miércoles, 3 de julio de 2013

EL IVº MARQUÉS DE VIVOT




VIVOT_IVº Marqués de / 4rt Marquès de_Joan-Miquel Sureda i de Verí, 4º Marqués de Vivot (Palacio de Vivot, Palma de Mallorca, 24-12-1777 / Palma de Mallorca, 22-08-1835). Fue un eminente oficial y político mallorquín al servicio de la Corona Española que luchó contra las fuerzas de ocupación francesas durante la Guerra de Independencia Española. Entre otros rangos, fue capitán, coronel de Granaderos, brigadier, 2º Jefe de la División Mallorquina y Mariscal-de-Campo; también figuró como miembro de la Junta de Guerra Mallorquina.


Nació en Palma de Mallorca, en el actual Palacio Vivot ubicado en la calle de Savellá, el 24 de diciembre de 1777, siendo sus padres Don Joan Sureda y de Verí, IIIer Marqués de Vivot y Doña Leonor de Verí y Togores. Ya muerto su padre en 1806, heredó el título y fue caballero de la Orden de Alcántara.

Siendo apenas adolescente comenzó ya la carrera militar, pues Carlos III le concedió la gracia de cadete.

Ya mayor, fue nombrado subteniente el 8 de marzo de 1789, ascendiendo a teniente y luego a teniente de Granaderos pocos años después.

Intervino luego en campañas militares durante la guerra entre Francia y España, concretamente en las acciones de Sant Llorenç de la Muga. Actuó de comandante en el avanzado del collado de Barracas y se distinguió en la defensa del puesto de Estela. El día 19 de marzo de 1800 fue designado capitán de la compañía de Granaderos del Regimiento Provincial.

Su carrera militar se vio favorecida a partir de los acontecimientos del 2 de mayo de 1808. Iniciada la contienda, solicita a la Junta Suprema Gubernativa del Reino de Mallorca, autorización para levantar a sus expensas una unidad militar a principios de junio de 1808.

Se le concedió el permiso fijando el número de plazas en 585 que luego se ampliaron.

Fue designado coronel de la misma y sus dos hermanos, Ramon y Francesc, capitán y teniente respectivamente. Casi en los mismos días fue nombrado miembro de la Junta de Guerra del Reino de Mallorca a petición propia.

Actuaciones militares

Vivot solicitó que su regimiento fuera enviado al teatro de operaciones, el 28 de septiembre fue autorizada la salida de la unidad. La marcha tuvo lugar el 12 de noviembre de 1808.

El Regimiento de Voluntarios de Palma estaba entonces formado por dos batallones al mando del coronel Marqués de Vivot y del teniente coronel Tomàs de Verí. Las primeras intervenciones de la unidad fueron valiosas, siendo alabadas por el general Teodoro Reding en cuya división estaba integrada. Tras otro éxito en la montaña de Montjuïc su actuación fue desgraciada en Llinás, y la intervención resultó deshonrosa, pues Vivot y otros oficiales, entre ellos sus hermanos, desertaron llegando al puerto de Sòller ( Mallorca) donde fueron arrestados. Vivot fue castigado junto con otros al servicio de guerrillas donde adquirió una eficaz experiencia. Así redimió su falta siendo rehabilitado en sus empleos el 23 de marzo de 1809 al igual que sus compañeros. Vivot siguió con el mando del regimiento de Voluntarios de Palma actuando en Tarragona y otros puntos de Cataluña en combinación con las fuerzas del general Joaquín Blake, de origen irlandés al servicio de España, y de acuerdo con las instrucciones del Marqués de Coupigny, capitán general de las Baleares. En estas acciones fue herido y hecho prisionero por los franceses y conducido a Barcelona donde fue vejado con otros diez oficiales y 120 soldados, siendo paseado por las calles de la ciudad entre tropas y música.

Pudo llegar a Mallorca el 27 de julio y restablecido de sus heridas vuelve a la Península; en septiembre se hallaba en Tarragona. Sus hermanos corrieron peor suerte, pues permanecieron más tiempo cautivos teniendo que ser socorridos por su familia de Mallorca.

En esas fechas se formaba la División Mallorquina de Don Santiago Whittingham. Constituida ésta, Vivot, ya Brigadier desde 1810, se integra en ella y al salir la División hacia la Península, Vivot lo hace poco después, el 23 de julio de 1812, acompañando a Whittingham y su Estado Mayor.El 12 de agosto es designado 2º Jefe de la División y desde entonces sirve al General con disciplina y seriedad admirables; para el General fue un buen ayudante y compañero, como lo demuestra la correspondencia cruzada entre ambos.

Su gestión en la unidad tuvo carácter bélico a partir de octubre de 1813 y más al año siguiente. Desempeñó misiones diplomáticas y de avituallamiento muy importantes.

La necesidad constante de reponer tropas y elementos militares le obliga a viajar con frecuencia a Mallorca, donde chocó con el carácter fuerte y autoritario del Marqués de Coupigny, originándose continuas tensiones.

La designación de Whittingham para dirigir la Caballería obligó a este último a residir en Zaragoza y ello supuso la consiguiente separación de la Infantería de la División que se desplazó a Cataluña al mando del Marqués de Vivot, poco después que éste regresase de Cádiz.

Actuó la Infantería bajo su mando honorablemente en el campo de Reus y después al situarse entre Tortosa y Lleida para establecer el bloqueo a Barcelona en las postrimerías de la guerra. Las intervenciones de estas fuerzas bajo su mando fueron acertadas y es bien patente que su experiencia en las guerrillas le fue de gran ayuda, infligiendo pérdidas importantes a los franceses al intentar romper éstos el cerco de Barcelona. Estas actuaciones le valieron a Vivot el ascenso a Mariscal de Campo que seguramente Whittingham recomendó.

En 1815 regresó a Mallorca donde se dedicó a la política. El 22 de agosto de 1835 le sobrevino la muerte oficialmente a causa de una hidropesía cuando en realidad fue motivada por una mala caída de caballo en una finca suya.

Tenía 58 años, estuvo casado con Anna de Boixadors i Cotoner , hija del Marqués de Ariany , de cuyo matrimonio tuvo cuatro hijos. Por su esposa, era el cuñado de la Xª Condesa de Peralada y del 8º Marqués de Bellpuig, marido de aquélla.

Le concedieron la Gran Cruz de la Religiosa y Militar Orden de San Hermenegildo, placas de Alcántara y San Fernando, Cruz de Distinción de la División Mallorquina, de la batalla de Valls y del Primer Ejército y de las campañas de 1813 y 1814.




sábado, 29 de junio de 2013

EL VIIº CONDE DE PERALADA




PERALADA_VIIº Conde de / 7è Comte de_ Joan-Antoni de Rocabertí-Boixadors Pacs i de Pinós, VIº Conde de Savallà, VIIº Conde de Peralada, Vº Marqués de Anglesola, G.E., 32º Vizconde de Rocabertí, de Quermançó y de Requesens, Barón de Pau, 1er Marqués de Savallà, Barón de Vallmoll y de Bunyolí, Gentilhombre de Cámara del Rey, Virrey de Mallorca y de Valencia, Presidente del Consejo Supremo de los Países-Bajos Austríacos, Caballero de la Orden del Toisón de Oro.

Joan Antoni de Rocabertí-Boixadors Pacs i de Pinós (1672-1745) era hijo del segundo matrimonio de Joan II de Boixadors i Rocabertí, 5º Conde de Savallà y Barón de Vallmoll, con Teresa de Pinós. Del primer matrimonio de este último con su prima Esclarmonda de Rocabertí, había nacido tan solo una hija llamada Teresa de Boixadors, que casaría posteriormente con su primo Martí Onofre II de Rocabertí, 3er Marqués d'Anglesola. Sus abuelos paternos fueron Joan I de Boixadors, 3er Conde de Savallà (+1624), y Elisabet de Rocabertí, hija de los Condes de Peralada.

El padre de nuestro personaje había heredado del condado de Savallà (o Cevallà, Çavellà, creado en 1599) en 1643, al fallecer su hermano mayor Francesc de Boixadors, 4º titular de Savallà, sin herederos de su matrimonio con María de Blanes. Sus hermanos menores fueron Bernat, Caterina y Margarida de Boixadors.

Joan Antoni tuvo también por hermana a Maria Engràcia de Boixadors que, más tarde, contraería matrimonio con el noble valenciano Joan Pardo de La Casta, Marqués de La Casta, Conde d'Alaquàs y Barón de Bolbait.

Casado con una noble damisela de una muy influyente familia mallorquina, Dionisia Sureda de Sant-Martí, tuvo de ésta nada menos que 11 vástagos:

-Maria-Teresa de Boixadors, c.c. Francesc de Sentmenat i Torrelles, Marqués de Sentmenat.

-Maria Gràcia de Boixadors, c.c. N. de Pinós, Marqués de Santa-Maria de Barberà.

-Carles de Boixadors.

-Bernat Antoni de Boixadors i Sureda de Sant-Martí (1702-1755), 7º Conde de Savallà, 8º Conde de Peralada, G.E., c.c. Cecilia Faustina de Chaves => con descendencia / Iª Línea Condal de Peralada.*

-Joana de Boixadors i Sureda.

-Francesc de Boixadors i Sureda.

-Tomàs de Boixadors i Sureda.

-Josep de Boixadors i Sureda, Barón de Bunyolí, c.c. Joana de Verí => con descendencia / IIª Línea Condal de Peralada.**

-Joan-Tomàs de Boixadors i Sureda, Cardenal de Boixadors.

-Joan-Francesc de Boixadors i Sureda.

-Josefa de Boixadors i Sureda, c.c. Francisco de Lanuza, Conde de Plasencia.

Fue el fundador, en 1700, de la Academia de los Desconfiados, con sede en Barcelona y compuesta por 16 miembros procedentes de la nobleza catalana.

Al estallar la Guerra de Sucesión Española, el entonces Conde de Savallà tomó partido por el bando austríaco que defendía las pretensiones del archiduque Carlos al trono.

El 4 de abril de 1706, Savallà es nombrado ayuda-de-campo del proclamado rey Carlos III de Austria y participa activamente en la defensa de la ciudad de Barcelona, asediada por las tropas franco-españolas del Duque de Vendôme. Al año siguiente, es ascendido a gentilhombre de su cámara y, el 16 de agosto de 1707, nombrado virrey de Mallorca donde tiene gran influencia.

En septiembre de 1710, cuando se inicia la campaña para recuperar el Reino de Valencia con el asedio de la plaza de Morella, la reina-regente Maria-Cristina le nombra nuevo virrey y le encomienda dirigir la expedición militar junto con el general Rafael Nebot, nombrado su auxiliar.

En 1711, al fallecer el emperador José I, Carlos de Austria regresa a Viena acompañado por el Conde de Savallà. Posteriormente instalado en la corte del flamante emperador Carlos VI, le es entregada la superintendencia de la Música de la Capilla Real e Imperial de Viena.

El 26 de noviembre de 1721, Carlos VI le recibe solemnemente como Caballero de la Orden del Toisón de Oro.

En 1728, al fallecer sin descendencia su primo Guillem Manel I de Rocabertí de Rocafull-Puigmarín, 6º Conde de Peralada, 3er Conde d'Albatera y 4º Marqués d'Anglesola, eminente militar felipista que había sido premiado con la Grandeza Española en 1703, Savallà figuraba como su más próximo pariente y, por tanto, heredó de sus bienes, títulos y grandeza con el beneplácito del rey Felipe V. De este modo, se convertía en el 7º Conde de Peralada, 5º Marqués d'Anglesola y 32º Vizconde de Rocabertí.

En 1729, nombrado Presidente del Consejo Supremo de los Países-Bajos Austríacos, se traslada a Bruselas para asumir sus responsabilidades. Su permanencia al frente de los asuntos belgas duraría hasta la muerte del emperador en 1740. Por esas fechas, dimite de sus funciones y opta por retirarse en sus posesiones de Sant Pere d'Arena, donde moriría en 1745.






(*) Padres de Ferran Felip Basili de Rocabertí-Boixadors i de Chaves (1745-1805), 9º Conde de Peralada, 8º Conde de Savallà, 7º Marqués d'Anglesola, 34º Vizconde de Rocabertí, Barón de Vallmoll, G.E., que contrajo matrimonio con Maria-Teresa de Palafox i Castellet, Marquesa Vda. de Mondéjar => sin descendencia.

(**) Padres de Joan Antoni de Boixadors i de Verí, Barón de Bunyolí, Marqués d'Ariany (+1789), que casó con la noble mallorquina Maria-Teresa Cotoner i Despuig, Marquesa d'Ariany, madre de sus 3 hijos:

-Josep II de Boixadors i Cotoner (muerto joven)

-Joana de Rocabertí-Boixadors i Cotoner, 10ª Condesa de Peralada y 9ª Condesa de Savallà, 8ª Marquesa d'Anglesola, G.E. (1805-1862), c.c. Antoni Maria Dameto i Crespí de Valldaura, 8º Marqués de Bellpuig; padres de:

-Francesc Xavier de Rocabertí-Boixadors Dameto i Boixadors, 11º Conde de Peralada y 10º Conde de Savallà, 9º Marqués d'Anglesola, G.E., 9º Marqués de Bellpuig (+1875)

-Anna de Boixadors i Cotoner, c.c. Joan-Miquel Sureda i de Verí, 4º Marqués de Vivot (1777-1835) =>Linaje de Sureda / Marqueses de Vivot.

sábado, 18 de mayo de 2013

EL Ier MARQUÉS DE SURVILLE



SURVILLE_Ier Marqués de / 1er Marquis de_Louis Charles de Hautefort, Ier Marqués de Surville, Señor de Champien (París, 27-06-1656 / París, 19-12-1721) oficial y Teniente-General de los Ejércitos del Rey de Francia y de Navarra.

Fue el tercer hijo del mariscal-de-campo Gilbert II alias Gilles de Hautefort, IVº Marqués de Hautefort y de Marthe, Dama d'Estourmel, destinado a la carrera de armas como su hermano mayor François-Marie. Ayuda-de-campo del Mariscal-Duque de Tallard, acabaría su carrera de oficial con el grado de Teniente-General de los Ejércitos del Rey tras haber participado en casi todas las campañas militares de Luis XIV.

Tuvo por hermanos a:

-N. de Hautefort (1651) -muerto en la cuna-

-François II Marie de Hautefort, Vº Marqués de Hautefort, IIIer Marqués de Pompadour (1654-1727) Tnte. General, Gobernador de Guise, c.c. Marie-Françoise Hélie, Marquesa de Pompadour (1648-1726) => sin descendencia.

-François Constant de Hautefort (1660-1694) coronel de Infantería.

-Pierre de Hautefort (?)

-Catherine de Hautefort (1650-1659)

-Marie-Aimée de Hautefort (1657-1713) c.c. Louis, Marqués d'Estourmel.

-Marie-Angélique de Hautefort (1659-1749) c.c. César Phoebus, Marqués de Bonneval.

-Jean-Baptiste de Hautefort, Abad de Séry (1663-1725).

-Gilles de Hautefort, Conde de Hautefort (1666-1727), Tnte. General de la Armada.

-Gabriel de Hautefort, Caballero de Hautefort (1669-1743), Tnte. General del Ejército.

-Louise Marguerite de Hautefort (ob.1710), religiosa.

-Marthe Charlotte de Hautefort (1663).

-Anne de Hautefort (1675-1758) c.c. Barthélémy Gabriel, Conde d'Espinay.

-Marie-Thérèse de Hautefort (1676-1753) c.c. Claude Charles de Laval, Barón de La Faigne.



La familia llamada de Hautefort pertenecía a la alta nobleza de espada del Périgord donde poseía su feudo y castillo ancestral del mismo nombre (hoy Departamento francés de La Dordogne) desde el siglo XIV cuando Hélie de Gontaut, de la gran familia de los Gontaut-Biron, casó con la última heredera de aquel señorío, Marthe de Born, Dama de Hautefort y tomó su nombre. Los hijos de ambos, Jean I (muerto hacia el 1421) y Antoine (ob.1470), abandonaron igualmente el apellido paterno de "Gontaut" para adoptar el de Hautefort, convirtiéndose asi en los fundadores de dicho linaje. Al alba de la segunda década del siglo XVII (1614), Luis XIII erigió el señorío de Hautefort en marquesado a favor de François I de Hautefort (1547-1640). En el curso del mismo siglo, y gracias al matrimonio del Vº Marqués de Hautefort con la heredera Marie-Françoise Hélie de Pompadour* en 1687, engrosaron su patrimonio con los marquesados de Pompadour y de Sarcelles, el condado de Montignac, el vizcondado de Ségur y las baronías de Julhac, de Treignac, de Thenon, de La Motte y de Lérin.

El 25 de junio de 1686, contrajo matrimonio con Anne Louise de Crevant d'Humières, hija del Mariscal-Duque d'Humières. Tuvieron por hijos a los siguientes:

-Louise Julie de Hautefort (1687-1715) c.c. Pons Auguste Sublet, Marqués d'Heudicourt.

-Louis François de Hautefort, Conde de Surville (1691-1719), coronel.

-Lydie de Hautefort (1694-1714) c.c. Franz Rudolf Wilhelm, Conde von Hohenems.

-Émilie de Hautefort (1696)

-Emmanuel Dieudonné de Hautefort, IIº Marqués de Surville, VIº Marqués de Hautefort (1700-1777) c.c. 1º/ Marie-Madeleine de Durfort-Duras (1713-1737); c.c. 2º/ Françoise Claire d'Harcourt (1718-1751) => con descendencia.

-Angélique Sophie de Hautefort (1702-1789) c.c. 1º/ Jean-Luc de Lauzières, Marqués de Thémines (1674-1737); c.c. 2º/ Henri-Camille, Marqués de Béringhen (1693-1770).

Su primogénito Emmanuel Dieudonné de Hautefort se convertiría en 1721 en el IIº Marqués de Surville. Seis años después, y gracias al fallecimiento sin descendencia de sus tíos paternos (1726-1727), éste hereda la jefatura de su casa y se convierte en el VIº Marqués de Hautefort y IVº Marqués de Pompadour y de Sarcelles.



(*)_Marie-Françoise Hélie de Pompadour (1648-1726), era la 4ª y última hija de Jean III Hélie, 1er Marqués de Pompadour (ob.1684) y de Marie de Pontville-Rochechouart, Vizcondesa de Rochechouart. Gracias a las sucesivas muertes de su padre y de su hermano Jean IV Hélie, IIº Marqués de Pompadour, se convirtió en la única heredera de su familia y los transmitió a su marido François II Marie de Hautefort que, en 1693, se convertiría a su vez en el Vº Marqués de Hautefort.

EL Vº CONDE DE SADE



SADE_Vº Conde de / 5ème Comte de_Donatien Alphonse François de Sade, Vº Conde de Sade, Señor de Mazan, de Lacoste y de Glatigny (Hôtel de Condé, París 02-06-1740 / Asilo de Charenton-St.-Maurice, 02-12-1814). Oficial de caballería, escritor y libertino que firmaba sus obras con el título de Marqués de Sade y que fue conocido bajo el mote de El Divino Marqués.

Donatien Alphonse François de Sade, que era realmente Conde de Sade, nació en París el 2 de junio de 1740, en el Palacio de Condé (residencia parisiense de los Príncipes de Condé). Descendía de una antiquísima y prestigiosa familia de la aristocracia provenzal: hijo del Conde Jean-Baptiste de Sade y de Marie-Éléonore de Maillé de Kerman, dama de honor de la Princesa de Condé, fue educado por un tío suyo, el abad de Sade, hombre culto y notablemente libertino. A sus 14 años, ingresó en una escuela militar reservada a los hijos de la más antigua nobleza francesa y, subteniente un año más tarde en un regimiento de caballería, participó en la Guerra de los Siete Años contra Prusia. En este conflicto, brilló por su valentía y coraje, aunque también ha de decirse que hizo igualmente gala de su pronunciado gusto por la mala vida. Regresa a su casa en 1763, con el grado de capitán, y frecuenta entonces a las actrices de teatro y a las prostitutas de lujo. Su padre el conde, para poner freno a sus aficiones, busca entonces casarle cuanto antes.

 
Retrato de Renée Pélagie Cordier de Launay de Montreuil, Vª Condesa de Sade (1741-1810).


El 17 de mayo de 1763, es cosa hecha. Contrae matrimonio con Mademoiselle de Montreuil (Renée Pélagie Cordier de Launay de Montreuil), de nobleza de nuevo cuño pero muy rica. A pesar de la unión, de la que nacieron dos hijos varones y una niña, nuestro protagonista no sienta la cabeza y, el mismo año, es encarcelado por vez primera por su "conducta indecente". En 1767, su padre fallece en el mes de enero y entonces asume el título de Conde de Sade, aunque en realidad nunca lo utilizó puesto que siempre prefirió titularse marqués de Sade. En 1768, es nuevamente encarcelado a lo largo de 6 meses por haber raptado y torturado a una transeúnte. Después del vergonzoso episodio, y una vez liberado, se dedica a dar fiestas y bailes en su castillo de La Coste, viaja a Italia con su cuñada, de la cual se ha enamorado y encaprichado. En Marsella, en 1772, es acusado de envenenamiento; lo cierto es que, durante una orgía organizada por él, hizo distribuir drageas afrodisíacas a cuatro prostitutas que hicieron enfermar a una de ellas. Con tal de evitar un tercer encarcelamiento, decide huir a Saboya. Condenado a muerte, es arrestado pero consigue escaparse... Cinco años más tarde, durante los cuales alterna viajes y escándalos muy sonados, es arrestado en París donde había acudido para poner orden en sus asuntos tras el fallecimiento de su madre (1777).

A pesar de la intercesión de su mujer, la Condesa de Sade, pasará cinco largos años encerrado en la torre del Castillo de Vincennes, donde escribirá diversas obras de teatro y novelas para distraerse del aburrimiento, antes de ser trasladado a La Bastilla donde empezará la redacción de "Los Ciento Veinte Días de Sodoma" (1785) y, dos años más tarde, "Los Infortunios de la Virtud" y "Aline y Valcour". En julio de 1789, diez días antes de la toma de La Bastilla, es trasladado a un manicomio en Charenton. En el traslado debe separarse de su biblioteca de 600 volúmenes y sus manuscritos.

Recobra la libertad gracias a la amnistía concedida a todas las víctimas de las "Cartas Selladas", en 1790. Su esposa, harta de su violenta conducta y de sus malos tratos, obtiene la separación de cuerpos y bienes. Sus dos hijos emigrarían poco después al extranjero ante la creciente inseguridad que se respira en la Francia revolucionaria. Abandonado por su familia, el Marqués de Sade, que se encuentra con sus bienes de Provenza embargados y saqueados (su castillo de La Coste será incendiado y saqueado), intenta sobrevivir en el París revolucionario poniendo en escena sus obras de teatro; en esa época de incertidumbre y penurias, se empareja con una joven actriz llamada Marie Constance Quesnel, que le sería asombrosamente fiel hasta el final. Su novela "Justina o las desgracias de la Virtud", es publicada en 1791 de forma anónima.

Para intentar hacer olvidar sus orígenes aristocráticos, el marqués milita en la sección revolucionaria de su barrio. Quizás su celo no fuera lo bastante convincente ya que, a finales de 1793, es arrestado y condenado a la guillotina. Olvidado en su calabozo gracias a un error administrativo, escapa de la guillotina y es liberado en octubre de 1794, como muchos otros condenados tras la caída del sanguinario Robespierre.

Viviendo a duras penas del producto de sus escritos, publica en 1795 "Filosofía en el Tocador", "Aline y Valcour", "La Nueva Justina" y "Julieta"... Justina y Julieta son dos hermanas, una encarnando la virtud y la otra el vicio, cuyas aventuras se desarrollan en un ambiente de lujuria y de crueldad. La prensa le acusará entonces de ser el autor de la infame novela de "Justina". De la acusación se defenderá bastante mal: en 1801, la Policía se apodera de sus obras en la imprenta de su publicista. No se le perdona su violencia erótica, su delirio del vicio, su pornografía. Sin juicio y por simple decisión administrativa, es encerrado nuevamente en el manicomio de Charenton, del cual había salido en 1790. Calificado de "loco", aunque perfectamente lúcido y en posesión de sus facultades mentales, el marqués de Sade fallece en el manicomio el 1 de diciembre de 1814 sin haber jamás recobrado la libertad.

Este espíritu libre, de tan controvertida fama que dió nombre a una tendencia sexual llamada "sadismo" por su conducta y su obra literaria, pasó 30 años de su vida, larga de 74, encarcelado o encerrado.

Sus descendientes, avergonzados por ver su nombre asociado al personaje y al género sexual-literario, rehusarán llevar el título de "Condes de Sade". Habrá que esperar hasta mediados del siglo XX para que su obra, en la cual abre la vía a la psicología sexual moderna, sea definitivamente "rehabilitada" y publicada sin censura por parte del Estado y de la Iglesia.

Sadismo: perversión sexual en la cual una persona no puede disfrutar del placer sin provocar sufrimientos en su pareja o compañero/a.

La palabra "sadismo" nació en 1841, y se impuso en el vocabulario occidental para describir la citada tendencia sexual o una actitud "sádica" que afecta a una o varias personas en sus relaciones con terceras.



Armas de los Condes de Sade: en campo de gules, una estrella de oro de ocho puntas cargada de un águila bicéfala de sable, armada y coronada de gules.

Soportes y adornos: a diestra un león de oro; a siniestra un grifo de oro alado de plata. Corona de conde sobre el escudo.

Lema: "Opinione De Sado"

jueves, 25 de abril de 2013

EL IIº CONDE DE AILESBURY & IIIº de ELGIN



AILESBURY_IIº Conde de / 2nd Earl of_Thomas Bruce, Lord Bruce, Barón Bruce of Whorlton, IIº Conde de Ailesbury y Par de Inglaterra, IIIer Conde de Elgin y Par de Escocia (Houghton House, Bedfordshire, Inglaterra, 1656 / Bruselas, Bélgica, 16-12-1741), fue un político, dignatario y eminente cortesano y hombre de confianza del rey Carlos II, que dejó escritas unas "Memorias" muy interesantes por su testimonio sobre los acontecimientos del último cuarto del siglo XVII y sus protagonistas.

Hijo del nobilíssimo y linajudo lord escocés Robert Bruce, IIº Conde de Elgin, y de Lady Diana Grey, tenía por abuelos maternos a Henry Grey, 1er Conde de Stamford, y Lady Anne Cecil -hija de William Cecil, IIº Conde de Exeter-. Por parte de padre descendía de la vieja dinastía real escocesa que precedió a los Estuardo o Stewart/Stuart en el trono.

Conocido al principio bajo el título de Lord Bruce, fue introducido en la corte del rey Carlos II en 1663, siendo nombrado en 1676 gentilhombre de la Real Cámara. En 1679, inició su carrera política como miembro del Parlamento de Londres por Marlborough (hasta 1681) y luego volvió a ser diputado en la Cámara de los Comunes como representante del condado de Wiltshire (1685).

1685 fue el año en que heredó los títulos de Conde de Elgin y de Ailesbury, convirtiéndole en un nuevo miembro de la Cámara de los Lores por partida doble. Por otro lado, fue ascendido a Lord de la Real Cámara y obtuvo el importante cargo de Lord Teniente de Bedfordshire y luego de Huntingdonshire, convirtiéndole en máxima autoridad militar y representante de la Corona en ambos condados. Pero también fue el año en que el monarca por el que sentía una verdadera y sincera devoción, Carlos II, fallecía hundiéndole en la mayor de las depresiones. Durante su agonía, el rey que tanto confió en él, le susurró conmovido:

-"Bien veo que vos me amáis tanto en la muerte como en la vida."

En sus Memorias, un apenado y entristecido Lord Ailesbury dejó escrito a propósito de la muerte del rey: "Así terminaron mis felices días en la corte y en esta hora lloraré mi pérdida."

Sin embargo, muy apreciado por el nuevo monarca Jacobo II, figuró como Paje de Honor en su coronación en Westminster el 23 de abril de 1685.

Casado en primeras nupcias el 31 de agosto de 1676 con Lady Elizabeth Seymour, nieta del IIº Duque de Somerset e hija de Lord Beauchamp, ésta le dio tres retoños:

-Robert Bruce, Lord Bruce of Whorlton (1679-1685).

-Charles Bruce, IVº Conde de Elgin & Par de Escocia (1682-1747).

-Lady Elizabeth Bruce (1689-1745) c.c. George Brudenell, IIIer Conde de Cardigan =>con descendencia.

Pero la Condesa de Ailesbury y de Elgin falleció prematuramente en 1697, cuando recibió la falsa noticia de que su marido había sido ejecutado en la Torre de Londres. Embarazada de su cuarto hijo, tuvo un aborto que le provocó la muerte.

Lord Ailesbury no volvería a casarse hasta el 27 de abril de 1700, en Bruselas, con Charlotte d'Argenteau, Condesa d'Esneux. Dicha unión tardía tan solo produciría una niña:

-Lady Marie-Thérèse Bruce (1704-1736) c.c. Maximilien-Emmanuel, Príncipe de Hornes y Conde de Beaucignies y de Solre =>con descendencia.

Durante la Glorious Revolution de 1688, que destronó y obligo a Jacobo II a huír al exilio, Lord Ailesbury fue uno de los cuatro lords que siguió siendo fiel al rey frente al usurpador Guillermo III de Orange. Acompañó a Jacobo II en su huída desde Londres hasta Rochester, pero permaneció en suelo inglés para seguir defendiendo los intereses del monarca.

En mayo de 1695, fue acusado de conspirar y liderar un plan para restaurar en el trono a Jacobo II y condenado al encarcelamiento, en febrero de 1696, por alta traición a la Corona. Arrestado, fue encerrado en la Torre de Londres con su cabeza pendiendo de un hilo. Gracias a un acuerdo en el que Lord Elgin compraba su libertad a cambio de un rescate y su compromiso de abandonar Inglaterra, salvó su cabeza y se exilió a Bruselas. Liberado en 1697, el rey Guillermo III le dejó marcharse tranquilamente al otro lado del canal y Lord Elgin jamás volvió a ser inquietado.

En 1710, reinando Ana I, Lord Elgin consideró la oportunidad de regresar a Inglaterra obteniendo las garantías de que su jacobitismo estaba de antemano perdonado por la Corona, pero al estar felizmente instalado en Bruselas, rechazó finalmente el ofrecimiento.

En 1738, Lord Elgin vendía su mansión familiar de Houghton House, en Bedfordshire, a John Russell, IVº Duque de Bedford y propietario de Woburn Abbey, a siete millas de la finca de Houghton. En 1794, el Vº Duque de Bedford despojaba la mansión de Houghton House de sus riquezas artísticas y de sus muebles, llegando incluso a desmontar todo su tejado.

En vida como después de muerto, Lord Elgin fue universalmente considerado por sus compatriotas, incluso por sus oponentes políticos, como un personaje digno de admiración y aprecio gracias a su demostrada lealtad, honestidad, decencia y trato justo hacia los demás. Tanto Carlos II como su hermano Jacobo II confiaron en él y le apreciaron en sumo grado; de igual modo por el rey Luis XIV de Francia, que le consideraba una persona desinteresada y único aristócrata británico que jamás actuó movido por intereses y ambiciones personales.

  

lunes, 15 de abril de 2013

EL IVº MARQUÉS DE LA FAYETTE



LA FAYETTE_IVº Marqués de / 4ème Marquis de_Marie Joseph Paul Yves Roch Gilbert du Motier de La Fayette, IVº Marqués de La Fayette, IIIer Marqués de Vissac, XVIIIº Señor de Champetières, VIIº Barón de Vissac, Señor de Chavaniac, etc. (Castillo de Chavaniac, Auvernia, 06-09-1757 / París, 20-05-1834). Fue un general y político francés de tendencia liberal que se ilustró particularmente en la Guerra de Independencia de Estados Unidos de América y que se convirtió en una personalidad de gran peso durante la Revolución Francesa y en uno de los actores de la Monarquía de Julio.



Los Motier de La Fayette, marqueses de La Fayette, procedían de la rama menor de una noble casa de Auvernia presente en las Cruzadas, siendo el más ilustre miembro Gilbert Motier de La Fayette (c.1380-1462), compañero de armas de Juana de Arco y creado mariscal de Francia por el rey Carlos VII, vencedor de los ingleses en la batalla de Beaugé (1421) conjuntamente con el conde d'Aubigny.

A principios del siglo XVII, la hija de un conde de La Fayette, Louise Motier de La Fayette (c.1615-1665), conocida como "Mademoiselle de La Fayette", fue dama de honor de la reina Ana de Austria y amada platonicamente por el rey Luis XIII; ésta acabaría sus días en un convento, retirada del mundo.

El último representante de la rama primogénita, hombre recto y de humor tan viajero como riguroso, había desposado la hija de un oficial afortunado, Marc Pioche, Señor de La Vergne, gobernador de Le Havre y mariscal de campo; ese gentilhombre de ínfima nobleza reunía a sus cualidades marciales un profundo conocimiento de las Letras. Asegurando él mismo, y luego delegando en más sabios que él la esmerada educación de su hija, la había convertido en una especie de obra de arte hecha mujer. Convertida en condesa de La Fayette por matrimonio, instalada en su palacete parisiense del Hotel de Nevers, Marie-Madeleine Pioche de La Vergne (1634-1693), se hizo un importante puesto en el mundo de las Letras como excelente escritora y autora de la novela "La Princesa de Clèves", que hizo furor tanto en la Corte como en la ciudad. Dejó igualmente escritas unas "Memorias de la Corte de Francia de 1688 a 1689", que fueron publicadas por sus herederos en 1731. Esta escritora y novelista, apodada "la Niebla" por su pariente política la Marquesa de Sévigné, será una de esas excelsas damas que frecuentará los aristocráticos salones de París.

La hija de la Condesa de La Fayette, duquesa de La Trémoïlle, obtuvo la sustitución del marquesado de La Fayette en provecho de la rama menor representada por los Motier de Champetières. Es de esta rama, precisamente, que debía proceder a la tercera generación, Marie Joseph Paul Gilbert du Motier, 4º Marqués de La Fayette (1757-1834). Hijo y huérfano a sus dos años de edad de un coronel de granaderos, caído en una incursión precediendo la batalla de Minden (1759), creció en el castillo ancestral de Chavagnac (o Chavaniac). Sin fortuna, fue educado cariñosamente por una de sus abuelas e instruido de forma mediocre por un padre jesuita, discípulo del abate Raynal. A sus 13 años de edad, perdiendo a su madre, hereda una colosal fortuna de sus abuelos maternos, los De La Rivière (que le proporcionaba una renta anual de 120.000 libras).


El joven marqués, que ha recibido una formación bastante pobre, baila mal, da muestras de una torpeza de la que tardará en deshacerse. Sin embargo, lleva un nombre ilustre y posee un haber considerable... Dado que gusta en la familia de los Noailles, éstos le conceden la mano de Marie-Adrienne Françoise de Noailles, la encantadora hija del Duque d'Ayen, en 1774, y a la que no tardará en engañar al mismo tiempo que ingresaba como coronel en el regimiento de los Dragones-Noailles. Junto a su cuñado el Conde de Noailles, los dos jóvenes se permiten, conjuntamente con su tío político el conde de Ségur, de emitir críticas contra el Consejo Real.



El clan de los Noailles animaba antaño la corte de Luis XV y, sobre todo, consideraba la política como un asunto del que solo podían hablar las personas mayores. El Duque d'Ayen, preocupado por darles una formación militar adecuada y disciplinarlos, envía a sus yernos a Metz, ciudad gobernada por el Duque de Broglie y su hermano el conde, nada favorables en tolerar cualquier dislate en el servicio militar.

Es en Metz, durante una cena ofrecida por el mariscal-duque de Broglie y su hermano, que se produce un hecho fuera de lo común; el invitado de honor, personaje sobresaliente por su rango y su enjuta figura, habla abundantemente, denunciando la ceguera del gabinete británico y criticando la violación del principio "No a los aranceles sin representación". A pesar de su timidez, La Fayette se emociona y acosa con preguntas al personaje: es el príncipe Guillermo-Enrique de Gran-Bretaña, duque de Gloucester y segundo hermano del rey Jorge III. Al término de la extraordinaria velada, La Fayette decidirá irse a combatir en las colonias Americanas.


Los inicios del joven capitán son sobradamente conocidos: se enrola con el vizconde de Noailles y el conde de Ségur (el 7 de diciembre de 1776), en las filas de los Insurrectos Americanos, pasando por encima de la prohibición del rey Luis XVI y de su suegro el duque d'Ayen y compra, en Burdeos (1777), un pequeño navío, el "Victoria", trasladándose a Londres para visitar a su tío político el Marqués de Noailles, sucesor del conde de Guines al frente de la Embajada Francesa y, aprovechando la baza, hacerse presentar al rey Jorge III de Gran-Bretaña. Sin renunciar a sus propósitos, vuelve a hacer escala en París, alojándose secretamente en casa del Barón de Kalb y, sin tomarse el tiempo de abrazar a su esposa para despedirse, encinta por tercera vez, se va a visitar a otro tío en Guyena, el mariscal-duque de Mouchy, comandante en jefe de la provincia. Amenazado por una carta sellada del Rey, recibiendo la orden de trasladarse a Italia junto a su suegro y sabiendo de la firme oposición de Luis XVI a sus proyectos, el marqués de La Fayette se embarca en Pauillac el 25 de marzo, haciendo escala en el puerto español de Los Pasajes el 31, cerca de San Sebastián. De ahí, siempre acompañado por su amigo el Barón de Kalb, abandona las costas españolas el 26 de abril para una travesía de siete semanas.

El 14 de junio, el navío de La Fayette hecha ancla en el puerto de South Inlet, en Carolina del Sur, pasa por Georgetown y llega a Philadelphia el 27 de julio de 1777, presentándose ante el comandante en jefe de los Insurrectos, George Washington, con el cual tejerá una duradera amistad después de espetarle su famosa frase:

"He venido aqui para aprender, no para enseñar."

El bonito marqués se ilustrará en la batalla de Brandywine, en el curso de la cual recibe una herida en la pierna, y recibirá el mando de las tropas insurrectas de Virginia, tomando parte en numerosas y victoriosas incursiones militares. A partir de ahí, obtendría del rey Luis XVI que un destacamento de 6.000 hombres mandados por el general Conde de Rochambeau, sea enviado desde Francia.

Al lado del conde de Rochambeau, La Fayette llevará a cabo el célebre asedio de Yorktown, forzando al general británico Lord Cornwallis a capitular el 17 de octubre de 1781. Aquella victoria debía desencadenar la independencia de los Estados Unidos de América.

De vuelta a Francia, aureolado por la gloria y saludado por los Reyes, La Fayette expresa sus ideas innovadoras que le valdrían algunas frialdades en el entorno real (1787); se mete en política, se muestra favorable a la convocación de los Estados Generales, que no han sido convocados desde inicios del siglo XVII.



En marzo de 1789, el marqués de La Fayette es elegido diputado de la nobleza para la senescalía de Riom en los Estados Generales. Se sabe, además, que ha ingresado en una logia masónica, fundada por Brissot y llamada "Sociedad de los Amigos de los Negros", y que ha presentado un proyecto de Declaración Europea de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (11 de junio de 1789).

Nombrado vice-presidente de la Asamblea y comandante de la Guardia Nacional Parisiense, La Fayette apuesta por la instauración de una Monarquía Constitucional, atrayéndose el odio, la antipatía de los realistas y la desconfianza de Luis XVI y de María-Antonieta, que siente por él cierta animosidad.

Su enorme popularidad se esfumará tras reprimir con dureza la manifestación del Campo-de-Marzo el 17 de julio de 1791, ordenando disparar contra la multitud. En consecuencia, presentará su dimisión el 8 de octubre siguiente.

Tras haber tomado la defensa de Luis XVI y de la Familia Real, con mucha valentía tras las terribles jornadas de Junio y Agosto de 1792, el marqués de La Fayette se verá obligado a pasar la frontera franco-alemana. Caído en manos de las Potencias Extranjeras, que le consideran como uno de los mayores responsables de la Revolución de 1789, el emperador Francisco II de Austria ordena su encarcelamiento en la fortaleza de Olmütz, en Moravia. El marqués permanecerá encerrado a lo largo de cinco años hasta la firma del Tratado de Campoformio (1797), que le devuelve la libertad y un pasaporte para volver a Francia. Retirado en sus tierras del departamento de Seine-et-Marne, La Fayette asistirá impasible a la aventura imperial de Napoleón I.



En 1814, sale de su inercia para apoyar la subida al trono del rey Luis XVIII, durante la Primera Restauración, y cambia de chaqueta al abrazar la causa de Napoleón I, regresado de su exilio de la Isla de Elba, durante los Cien-Días. Eligido diputado de Seine-et-Marne (10 de mayo de 1815) y vice-presidente de la Asamblea, vuelve a cambiar de bando contribuyendo a la caída del emperador vencido en Waterloo, el 22 de junio de 1815. Su actitud chaquetera no le impide obtener el puesto de comisario en el cuartel general de los Aliados, y de ser elegido diputado de la Sarthe en 1818. Miembro de la "Carbonería", es derrotado en las elecciones de 1824 y, demasiado comprometido políticamente, debe huir de Francia para refugiarse en Estados-Unidos.

De vuelta a Francia al año siguiente (1825), el marqués es nuevamente elegido diputado para el departamente de Seine-et-Marne (1827) y, tras la Revolución de las Tres Gloriosas (1830) que destrona al rey Carlos X, recibe el mando de la Guardia Nacional, presentando al pueblo de París al nuevo rey de los Franceses, Luis-Felipe I de Orléans.

Poco después, tras una acalorada discusión con el monarca, La Fayette dimite de sus cargos y abandona el escenario político. Fallece en París en mayo de 1834.

lunes, 8 de abril de 2013

LA CASA CONDAL DE TALLEYRAND-PÉRIGORD

LOS TALLEYRAND-PÉRIGORD
 
 

De ilustre y antigua nobleza del Périgord, los Talleyrand o "Taillerand" -como se les nombraba hasta el siglo XVIII-, descendían en línea directa de los antiguos condes soberanos de Périgord, y eran los titulares del más antiguo condado de Francia, así reconocidos oficialmente en 1613 por cartas patentes del rey Luis XIII en favor de Daniel de Talleyrand-Périgord, príncipe de Chalais, marqués d'Excideuil, conde de Grignols y de otras baronías. Tenían por blasón "en campo de gules tres leones rampantes de oro, armados y coronados de azur, corona de príncipe sobre el escudo y corona ducal sobre el manto forrado de armiño". La divisa de la familia da una idea del orgullo de sus miembros que parecen desconocer la autoridad real: "Re Que Diou" (Nada más que Dios).

Nos cansaríamos de enumerar los pillajes y las crueldades a las que se libraron como tantos otros linajes durante la Edad Media, las brillantes alianzas, los importantes mandos militares y los grandes cargos oficiales ocupados por los Talleyrand-Périgord.



Una única mancha en la trayectoria de esta gran casa: Henri de Talleyrand-Périgord, conde de Chalais (c.1599-1626), amigo de infancia y compañero de juegos, favorito de Luis XIII de Francia, tira por la borda su prometedora carrera dejándose engatusar en un complot organizado por el hermano del rey, Gastón de Orléans; pese a su alta posición y a su estrecha amistad con el soberano al cual ha traicionado, debe encararse a un juez implacable en la persona del todo-poderoso Cardenal de Richelieu. La Razón de Estado teniendo prioridad sobre cualquier asunto, el joven marqués es ejecutado en Nantes en 1626.

Luis XIV reinando, un sobrino del decapitado que responde al nombre de Conde de Chalais, y casado a la célebre hija del Duque de Noirmoutier, Marie-Anne de La Trémoïlle, futura Princesa degli Orsini (princesa de Los Ursinos), participará igualmente en un complot contra la Corona y, descubierto, tendrá que tomar el camino del exilio para no acabar como su desgraciado predecesor. Su viuda casaría en segundas nupcias con el Duque de Bracciano, Príncipe degli Orsini, gran aristócrata romano y, viuda por segunda vez, se labrará una fulgurante carrera en la corte del rey Felipe V de España.



El último representante de la rama de Chalais, Louis Jean-Charles de Talleyrand-Périgord, Príncipe de Chalais (1680-1757), Grande de España desde 1714, había entrado en la Marina Real en 1692, convirtiéndose en capitán de fregata en 1704; oficial de las Guardias Walonas en la corte de Madrid y jefe de escuadrón en la Marina Española entre 1717 y 1722, recibió el gobierno de la provincia de Berry entre 1737-1751. Contrajo matrimonio con la viuda del marqués de Cany, nieta del célebre ministro Colbert, nacida De Rochechouart-Mortemart y madre de una futura Condesa de Talleyrand-Périgord. La Princesa de Chalais sería la abuela del célebre Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord, Príncipe de Benevento y de Talleyrand-Périgord.

En el siglo siguiente, las cosas mejoran para el linaje: el conde Daniel-Marie de Talleyrand-Périgord (1706-1745), Conde de Grignols y Grande de España, menino del Delfín, coronel de Normandía y brigadier, casa con la hija de Michel de Chamillart, marqués de Cany, y de Marie-Françoise de Rochechouart-Mortemart: Marie-Elisabeth de Chamillart de Cany (1713-1788). Cae "gloriosamente" en el asedio de Tournai en mayo de 1745, dejando a su mujer con tres hijos varones, siendo el primogénito Charles-Daniel, Conde de Talleyrand-Périgord (1734-1788), que tan solo cuenta 11 años de edad.

 
Retrato del Conde Charles-Daniel de Talleyrand-Périgord (1734-1788).
 
 
Retrato de Alexandrine de Damas d'Antigny, Condesa de Talleyrand-Périgord (ob.1809).
 

Éste, prometido tradicionalmente a la carrera militar, se convierte a sus 16 años en coronel de los Granaderos de Francia, en Menino del Delfín Luis-Fernando y contrae matrimonio con la hija del Conde de Damas, de 22 años, Alexandrine de Damas d'Antigny (fallecería en 1809), empleada en la corte como dama de la Casa de la Delfina María-Josefa de Sajonia, nuera del rey Luis XV y madre de los tres últimos reyes de Francia. De los dos hermanos que tiene, uno abrazará la carrera de marino (Luis, Caballero de Talleyrand-Périgord, nacido en 1735), y saludado con el título de baílio de Talleyrand al ingresar en la Orden de Malta, mientras que el otro, respondiendo al nombre de Alexandre-Angélique de Talleyrand-Périgord, arzobispo titular de Trajanópolis, sería sucesivamente arzobispo de Reims y de París, recibiendo el capelo cardenalicio.

 
Retrato de Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord, Príncipe de Benevento, 1er Duque de Talleyrand (1754-1838).


La condesa Alexandrine dará a luz a tres hijos varones, muriendo el primogénito en 1760; el segundo, y sin duda el más famoso, Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord (1754-1838), se verá privado de los derechos sucesorios por una enfermedad genética que le ha dejado un pie deforme y una cojera permanente, imposibilitándole para la carrera de las armas; sus padres le encauzarán en la carrera eclesiástica, carrera por la cual no siente predilección alguna. Convertido en abad cortesano que multiplica las aventuras femeninas, obispo de Autun por deseo expreso de un padre agonizante, renuncia al prelado bajo la Revolución y casa con Catherine Worlee-Grand, de la cual tendrá una hija, Charlotte, nacida en 1799 antes de la boda civil. Ministro de Asuntos Exteriores bajo el Directorio, el Consulado y vice-canciller del Primer Imperio, hecho Príncipe de Benevento de manos de Napoleón I, se convierte por su talante en la gran figura política de principios del siglo XIX. Abandonando al emperador a su suerte, forzado en abdicar en una Francia invadida por las potencias extranjeras, empujará al Senado a llamar de nuevo a los Borbones. Tras los Cien-Días y la catástrofe de Waterloo, sabrá defender en el Congreso de Viena los intereses de Francia.


El tercero, Archambault, heredará de los derechos de primogenitura y se convertirá en el Conde de Talleyrand-Périgord a la muerte de su padre en 1788, fundando familia al casarse con una descendiente del célebre duque de Sully, Sabine Olivier de Sénozan, de la cual tendrá a su vez tres hijos: Louis, jinete húsar en el Ejército Imperial, fallecerá de fiebres tifoides en Berlín; Edmond, futuro Conde y 2º Duque de Talleyrand-Périgord, coronel de la caballería francesa, casará con una rica heredera, la Princesa Dorotea de Curlandia; y, finalmente, Alexandre-Daniel, barón de Talleyrand, que será prefecto imperial del departamento del Pas-de-Calais, casará con Charlotte de Talleyrand-Périgord, única hija de su tío el Príncipe Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord, reuniendo de este modo las dos ramas.

EL CONDE D'ARTAGNAN



ARTAGNAN_Conde de / Comte d'_Charles de Batz de Castelmore, Conde d'Artagnan por cortesía (Castillo de Castelmore, Lupiac, Gascuña, c.1613 / Maastricht, Holanda, 25-06-1673) Capitán de los Mosqueteros del Rey y gobernador de Lille, caído en acto de servicio.

Charles de Batz de Castelmore, Conde d'Artagnan, nació alrededor del año 1613 (algunos dan un margen de una década, entre 1610 y 1620, sin concretar), en el castillo ancestral de su padre, el castillo de Castelmore, en la comunidad de Lupiac, cantón de Aignan, en Armagnac (Gascuña). Su padre era Bertrand de Batz de Castelmore, y su madre Françoise de Montesquiou, hija del señor d'Artagnan en Bigorra. Es pues de su familia materna que el futuro mosquetero tomará prestado su nombre de "D'Artagnan".

En 1640, subió a París para reunirse con sus tres hermanos, todos haciendo carrera en el ejército como muchos otros Gascones, muy preciados por sus cualidades militares.

Cadete en el regimiento de las Guardias Francesas, en la Compañía del Capitán des Essarts, cuñado del bearnés Conde de Tréville, que ostentaba el mando de la Compañía de los Mosqueteros del Rey.

De 1640 a 1642, D'Artagnan participa en las distintas operaciones militares de Arras, Aire, Bapaume, de Collioure y de Perpiñán.

En 1644, entra en la Compañía de los Mosqueteros del Rey, donde ya se halla incorporado su hermano Paul, luego pasa en 1646 al servicio del Cardenal Mazarino, el cual será durante toda su vida, un verdadero y fiel protector.

Es en 1658 cuando d'Artagnan adquiere su título de subteniente de los Mosqueteros, tropas de élite de las cuales obtiene la dirección.

Hombre de confianza y caballero infatigable, recibirá de Mazarino su ascenso de Capitán en el Regimiento de las Guardias. Con ese grado participará en las distintas operaciones militares que se realizan en la guerra franco-española, en los Países-Bajos y en el asedio de Stenay.

Su situación en la corte le obliga a contraer matrimonio. Es en uno de esos aristocráticos salones del Marais, que frecuenta con asiduidad, que conocerá a una rica viuda, Charlotte-Anne de Chancely, Dama de Sainte-Croix. A ese lustroso matrimonio le precede, el 5 de marzo de 1659, el contrato matrimonial con las firmas del rey Luis XIV, del Cardenal Mazarin, el Duque Antoine III de Gramont, Mariscal de Francia, y François de Besmaux, Gobernador de La Bastilla (y compatriota de D'Artagnan).

Tuvo el privilegio de dirigir la escolta de la comitiva real, atravesando su país natal, para ir de camino a San Juan de Luz, donde el rey iba a matrimoniar con la infanta española Maria-Teresa de Austria, hija del rey Felipe IV de España.

Dos meses después, encabezando a los Mosqueteros, participó a las fastuosas ceremonias celebrando el real enlace en la capital francesa.

Fue sobre la orden del rey que D'Artagnan arrestó al superintendente de Finanzas Nicolas Fouquet, el 4 de septiembre de 1661. Delicada misión de la cual salió aireoso, felicitándole Luis XIV por su buen hacer.

En 1665, obtiene una comisión que le otorga el mando de la Iª Compañía de los Grandes Mosqueteros del Rey. En 1667, recibía el cargo más ilustre del Reino, el de Capitán de esa compañía con autoridad sobre el conjunto de los Mosqueteros del Rey. También le conceden las funciones de gobernador de la ciudad de Lille, reemplazando al mariscal-duque de Humières.

Durante la campaña de Holanda, conducida por el rey en persona, Maastricht, principal ciudad de Brabante, fue asediada y tomada.

El 25 de junio de 1673, D'Artagnan, llamado en refuerzo, encontraría la muerte al frente de sus tropas en el curso de un violento asalto. Recibió una bala en plena garganta.

Al llegarle la noticia de su muerte, Luis XIV lloró a su valeroso mosquetero y alabó sus méritos.

El final heróico y el carácter extraordinario de ese gascón, le valieron esa reflexión:

"D'Artagnan y la Gloria tienen el mismo ataúd."

La Familia Real Francesa le rindió un último homenaje, un año después de su muerte. Sus dos hijos, de 14 y 13 años, fueron bautizados por el obispo Bossuet en persona. El primogénito fue apadrinado por el Rey y la Reina. El menor, por el Gran Delfín y la Duquesa de Montpensier.

Escudos de Armas de D'Artagnan



En cuanto a su escudo de armas, se le asigna éste perteneciente a la familia de Montesquiou (recordemos que su madre era una Montesquiou D'Artagnan, en Bigorra): "en campo de oro, dos roeles de gules puestos uno encima del otro".



Pero, el escudo de armas de su padre, un De Batz de Castelmore, es éste: "cuartelado: 1º-4º => en campo de oro, un águila de sable; 2º-3º => en campo de azur con un castillo de dos torres de plata, cimentadas de sable".

viernes, 5 de abril de 2013

EL IIº DUQUE DE RICHELIEU





RICHELIEU_IIº Duque de / 2ème Duc de_Armand-Jean II de Vignerot du Plessis, IIº Marqués du Pont-Courlay o Pontcourlay, Príncipe de Mortagne, Conde de Cosnac, Barón de Barbezieux, de Cozes y de Saujon, Señor propietario de la jurisdicción y vizcondado del Faou, de Irvillac, Logonna y de Villeneuve, Barón de Pont, IIº Duque de Richelieu & Par de Francia, VIº Duque de Fronsac & Par de Francia (Le Havre de Grâce, 03-10-1629 / Hôtel de Richelieu, París, 20-05-1715). Militar y oficial de la Marina Real Francesa, ostentó los rangos y cargos de General de Galeras, Gobernador de Le Havre, Caballero de Honor de la Delfina de Francia, Caballero de la Orden del Espíritu Santo.

Fue hijo primogénito de François de Vignerot, Ier Marqués du Pont-Courlay, gobernador de Le Havre, y de la linajuda aristócrata bretona Marie-Françoise de Guémadeuc, Baronesa du Pont y de Rostrenen. Es, también, sobrino-nieto del célebre primer ministro del rey Luis XIII, el Cardenal y 1er Duque de Richelieu, del que heredaría parte de los títulos y tierras.

A temprana edad, sus padres le destinan a la carrera militar en el seno de la Marina Real y, en 1642, gracias a la gran influencia de su tío-abuelo el Cardenal, asciende al rango de General de Galeras del Rey de Francia. En 1646, al fallecer su progenitor, hereda de éste el cargo de Gobernador de Le Havre (ciudad portuaria y ciudadela) y dependencias.

En 1647, recibe la misión de trasladarse a Nápoles, que se ha sublevado contra el dominio Español y ha proclamado la República Napolitana. La Reina-Regente y el Cardenal Mazarino le encargan socorrer a los Napolitanos con un contingente de 1.800 hombres y una nutrida artillería. A finales de diciembre del mismo año, vence a la flota Española de Don Juan-José de Austria ante Capri, pero su victoria marina no resulta decisiva y sus posteriores intentos de librar nuevamente batalla a la escurridiza escuadra Española fracasan por dos veces el 29 de diciembre de 1647 y el 1 de enero de 1648. El 5 de enero, se da por vencido: a falta de puerto dónde pasar el invierno, bate retirada y abandona con su flota la bahía de Nápoles sin haber conseguido el objetivo de su misión, dar apoyo militar a los insurgentes.



De regreso a la corte, contrae su primer matrimonio el 26 de diciembre de 1649, con la viuda de François-Alexandre d'Albret, Señor de Pons, Anne Poussard de Fors (1622-1684). El matrimonio nunca tendría descendencia.

Durante la Fronda de los Príncipes, en 1651, toma el partido de los Príncipes de Condé y de Conti. Un error que le será posteriormente perdonado.

Quince años después de la muerte de su tío-abuelo el Cardenal de Richelieu, retoma el título de Duque de Richelieu mediante sustitución de nombre y armas; el 15 de enero de 1657, presta solemne juramento ante el Parlamento de París en calidad de duque y par de Francia.

Heredero de una considerable fortuna, lleva una dispendiosa y desordenada vida: el juego, sus amantes y sus gastos suntuarios le llevan prontamente a cubrirse de deudas. Ante tal aprieto financiero, se ve obligado a vender su cargo de General de Galeras por la suma de 200.000 libras en 1661. Al poco, abandonará también su título y cargo de Gobernador de Le Havre. En 1665, por una desastrosa apuesta hecha con el rey Luis XIV en un partido de tenis, pierde 25 cuadros de su prestigiosa colección pictórica, entre los cuales se encontraban 13 obras de Nicolas Poussin. Las obras pasan a manos del monarca.

En 1674, su prima Claire-Clémence de Maillé-Brézé, Princesa de Condé, le cede el ducado de Fronsac heredado del Cardenal de Richelieu, convirtiéndole en el VIº Duque de Fronsac y Par de Francia.

En 1675, durante la Revuelta de los Gorros Rojos, su castillo de Pont-L'Abbé es asaltado, saqueado y finalmente incendiado por los campesinos.

En 1679, Luis XIV le concede el cargo de Caballero de Honor de Madame la Delfina de Francia pero, siempre falto de liquidez y perseguido por sus acreedores, el duque renuncia a su cargo a cambio de 300.000 libras (1684). Un año más tarde (1685), vende su baronía de Pont. En 1688, Luis XIV le recibe en el seno de la prestigiosa Orden del Espíritu Santo, la más alta distinción caballeresca del reino.



Viudo de su primera esposa, contrae segundas nupcias con la hija de los Condes de Grandbois, Anne-Marguerite d'Acigné (ob.1698), que le dará 4 retoños:

-Marie-Catherine Armande de Vignerot du Plessis (1685-1760), c.c. François-Bernardin du Châtelet, Conde de Clermont.

-Élisabeth Marguerite Armande de Vignerot du Plessis (1686-1744), Priora perpétua de las Benedictinas de La Presentación.

-Marie-Gabrielle Élisabeth de Vignerot du Plessis (1689-1770), Abadesa de l'Abbaye-aux-Bois.

-Louis François Armand de Vignerot du Plessis, VIIº Duque de Fronsac y IIIer Duque de Richelieu & Par de Francia (1696-1788).



Nuevamente viudo el 19 de agosto de 1698, contrae un tercer matrimonio con la viuda del Marqués de Noailles, Marguerite-Thérèse Rouillé de Meslay, el 20 de marzo de 1702. No tendrán hijos.

Al final de su vida, buscando el favor de la Marquesa de Maintenon, esposa morganática y secreta del rey, da un portazo a su pasado libertino para abrazar la devoción. Sus excesos del pasado, sin embargo, le han llevado a dilapidar la fortuna heredada y sus bienes son finalmente embargados. Muere en su Hôtel de Richelieu el 20 de mayo de 1715, dejando a su hijo y heredero una complicadísima sucesión.




domingo, 24 de marzo de 2013

LA Iª PRINCESA DE SOUBISE



SOUBISE_Iª Princesa de / 1ère Princesse de_Anne Julie de Rohan-Chabot, Dama y Iª Princesa de Soubise, Dama y IIIª Duquesa de Frontenay & Par de Francia suo jure, Condesa de Rochefort (Paris, 1648 / Hôtel de Soubise, Paris, 04-02-1709). Fue la fundadora, junto con su marido, de la rama principesca de Rohan-Soubise, y la que sugirió a éste la adquisición del antiguo palacio parisino de los Duques de Guisa, el Hôtel de Guise, que fue reformado y rebautizado como Hôtel de Soubise.

Nacida en 1648, Anne-Julie de Rohan-Chabot es hija de Henri de Chabot, Señor de Jarnac y d'Apremont, y de Marguerite, Duquesa de Rohan (heredera universal ésta de sus padres el duque Henri II de Rohan y de Marguerite de Béthune, hija ésta del célebre duque de Sully).

Los orígenes de nuestra protagonista son por lo menos ilustres: desciende, por su madre, del más antiguo linaje de Bretaña, los Rohan, vizcondes de Porhoët, cuya probada filiación remontaba hasta el año 1008 y entroncaba directamente con los antiguos reyes de Bretaña. Sus repetidos enlaces con la Casa Ducal de Bretaña terminarían en 1407, fecha de la última boda de los Rohan con los Montfort (dinastía ducal bretona). Vizcondes y luego condes de Porhoët, alcanzarían el rango ducal en 1603 con la erección de su vizcondado de Rohan, siendo el beneficiado el célebre general protestante y 21er vizconde Henri II de Rohan*, primer duque del nombre, Conde de Porhoët, Marqués de Blain y Príncipe de Léon (1579-1638). Mejor aún, el futuro generalísimo de los Ejércitos Protestantes, nieto de una princesa de Navarra (su abuela es Isabel de Albret, Princesa de Navarra y Vizcondesa de Porhoët, lo que le emparenta directamente con el rey Enrique IV de Francia), obtiene en 1604 la mano de una de las hijas de Maximilien de Béthune, 1er duque de Sully y ministro del rey Enrique IV, la anteriormente citada Marguerite de Béthune, sellando así las bases de su fortuna. Duque y Par de Francia, Enrique IV le otorga el cargo de coronel de la Guardia Suiza y de los Grisones (guardia personal del Rey); el resto de su biografía es propia de un gran caudillo militar cuya memoria sigue aún viva y presente en la Historia de Francia.

Pese a la gloria, al rango y a la fortuna adquiridas, Henri II de Rohan tan solo conservará de su esposa (protestante como él) una hija -de los 9 hijos nacidos- también llamada Marguerite (1617-1684) que, convertida en el mejor partido de Francia por entonces, verá desfilar un sinfín de pretendientes hasta que, en 1645, por inclinación más que por interés, concede su mano a un gentilhombre católico descendiente de los barones y condes de Jarnac, Henri de Chabot (1615-1655); el escándalo es mayúsculo: en el asunto, que adquiere pronto tintes de asunto de Estado, intervienen los Rohan, los protestantes, los católicos, la corte, el cardenal de Richelieu y hasta el rey Luis XIII en persona. La boda entre la gran heredera protestante y el caballero católico pudo finalmente llevarse a cabo con el beneplácito real, con la expresa condición de que los hijos nacidos de dicha unión fueran educados en la religión católica. Otra condición, esta vez impuesta por la novia en el contrato nupcial, especifica que todos los hijos nacidos del matrimonio llevarían el apellido compuesto de De Rohan-Chabot. El monarca dispone entonces que el novio asuma el título de duque de Rohan y las armas correspondientes, causando vivas protestas por parte de los demás miembros del clan Rohan; de este modo, y mediante cartas patentes firmadas por el rey, Henri de Chabot funda la Casa Ducal de Rohan-Chabot convirtiéndose en el 2º duque de Rohan y asumiendo los otros titulos hereditarios de su suegro: conde de Porhoët y de Lorges, príncipe de Léon, marqués de Blain y de La Garnache, barón de Mouchamps, señor de Héric y de Fresnay, primer barón de la nobleza y presidente-hereditario de los Estados de Bretaña. Aparte de todos los títulos nobiliarios rimbombantes, el flamante segundo duque de Rohan obtiene del rey el cargo de gobernador de Anjou. Fallece diez años más tarde (1655), después de haber flirteado peligrosamente con los rebeldes de la Fronda y conseguir que el rey le perdonara.


Anne-Julie de Rohan-Chabot crecerá pues huérfana de padre, como una joven virtuosa, comedida y tranquila que se ha beneficiado de una excelente educación proporcionada por su autoritaria madre; ésta la casa, sin consultarla claro está, en 1663 con un primo perteneciente a otra rama del poderoso clan Rohan. François de Rohan, Príncipe de Soubise, de doce años mayor que ella pero al cual dará nada menos que una decena de hijos:

-Anne-Marguerite de Rohan-Soubise (1664-1721)

-Louis de Rohan-Soubise (1666-1689)

-Constance-Emilie de Rohan-Soubise (1667-1684)

-Hercule-Mériadec de Rohan, IIº Príncipe de Soubise (1669-1749)

-Alexandre-Mériadec de Rohan-Soubise (1670-1687)

-Henri-Louis de Rohan-Soubise (1672-1693)

-Armand-Gaston Maximilien, Cardenal de Soubise (1674-1749)

-Emilie de Rohan-Soubise (1678-1694)

-Eléonore Marie-Anne de Rohan-Soubise (1679-1753)

-Maximilien Gaston Guy de Rohan-Soubise (1680-1706)

-Frédéric-Paul de Rohan-Soubise (n./m.1685)

En 1665, la joven princesa de Soubise es una hermosa mujercita de 17 años, pelirroja y de ojos almendrados que no deja indiferente a los hombres de la corte. El rey Luis XIV, aún bajo los encantos de la Duquesa de La Vallière, repara en ella y muestra abiertamente interés. Lejos de desear que su hija caiga en las redes del monarca y vea su reputación comprometida, la Duquesa de Rohan se la lleva lejos de la corte durante un tiempo. La madre deseaba fervientemente que la hija no tuviera más ojos que para su marido y se dedicase enteramente a sus hijos y a su casa.

Pese a todas las prevenciones maternas, la bella princesa de Soubise se dejó conquistar por el rey y el escándalo estalló públicamente en 1669, durante una estancia de la corte en Chambord y estando la interesada presente; se hizo público el rumor de que aquélla había compartido cama con el fogoso soberano, después de resistir a repetidos asaltos infructuosos.

Sin embargo, un nuevo astro subía en el firmamento cortesano, eclipsando a la princesa de Soubise: la bellísima e ingeniosa Marquesa de Montespan se convertía en la nueva favorita oficial del rey. Puestos a compararlas, la pelirroja princesa estaba en desventaja frente a la rubia beldad de la marquesa, no solo en el plano físico sino también en el carácter y forma de ser.

Anne se conformaría con llevar una apacible existencia, alternando sus compromisos en la corte con la vida conyugal y sus repetidos embarazos que iban sucediéndose de forma muy seguida.

Luis XIV volvió a reencontrarse con la princesa de Soubise en 1673. Muy a pesar de sus seis partos, ésta había conservado milagrosamente la figura y su lozanía gracias a un régimen autoimpuesto, según cuentan los rumores, que consistía en una alimentación sana y equilibrada de frutas, legumbres, verduras y carnes hervidas, amén del ejercicio físico y de mucho aire puro.

La princesa de Soubise solía entonces usar de un código visual y secreto para comunicarse con Luis XIV, para advertirle cuándo estaba su marido fuera de casa y se levantaba la veda: llevando un par de pendientes de esmeraldas en las orejas.

Pero a la larga, el Príncipe de Soubise se enteró del "comercio" existente entre su esposa y el soberano, y hasta vió con buenos ojos el particular interés de Luis XIV por su mujer, calculando los beneficios que podrían derivar de aquel adulterio casi clandestino. Complaciente y honrado por aquella real cornamenta, hizo todo lo posible para allanar el camino del rey hasta la alcoba de su mujer, acariciando incluso la idea de que ésta se quedara preñada y diera a luz a un bastardo real. El Príncipe ya fabulaba con las consecuencias de aquella preñez: favores, fortuna y elevación por encima de los demás cortesanos si Luis XIV se decidiese a convertirla en su favorita oficial.

En enero de 1674, Anne-Julie de Rohan-Chabot fue nombrada dama de palacio de la Reina Maria-Teresa, cargo nada desdeñable, y daba a luz el 26 de junio del mismo año a un hijo varón que fue inmediatamente reconocido por el Príncipe de Soubise como siendo suyo, aunque se supo que percibió, poco después, una gran cantidad de dinero; quizá para comprar su silencio y tapar una más que dudosa paternidad?

Mucho más tarde, su hijo Armand-Gaston de Rohan-Soubise, que llegó a ser cardenal, príncipe-obispo de Estrasburgo, miembro de la Academia Francesa y Gran Limosnero de Francia, resultó tener un sospechoso parecido físico con Luis XIV. ¿Coincidencia?

Según testigos y contadores de dimes y diretes cortesanos, el príncipe de Soubise supo sacar muy buena tajada de su cornamenta, chantajeando sibilinamente al rey para que éste comprara su silencio y evitar asi que la marquesa de Montespan se enterase del desliz y provocase un escándalo.

Los amoríos secretos entre Luis XIV y la princesa de Soubise se reanudaron en el curso de 1675, cuando el rey se vió momentáneamente forzado a separarse de la marquesa de Montespan tras recibir serias amenazas de excomunión por parte de la Iglesia. Sin embargo, el comportamiento interesado de la princesa, que en el fondo demostró ser una mujer calculadora y nada sentimental en sus devaneos amorosos, empezó a aburrir al rey. A esto se unió el regreso triunfal de la marquesa de Montespan al lado del rey en 1676, con lo que la princesa fue definitivamente arrinconada y descartada. Pese al contratiempo sufrido, Anne-Julie de Rohan-Chabot permaneció en la corte por su cargo y siguió representando un peligro potencial para la favorita real hasta el día en que sufrió la pérdida parcial de su dentadura a raíz de un alumbramiento. Por entonces, Luis XIV dejó de mirarla y pasó página.

Anne-Julie de Rohan-Chabot, Princesa de Soubise, fallecería en 1709 a la edad de 61 años. Según se deduce, no habría resistido al "gran invierno" que hizo estragos en Francia y en toda Europa durante aquel año.

Nunca se pudo probar que el cardenal-príncipe Armand-Gaston Maximilien de Rohan-Soubise fuera el hijo natural de Luis XIV. Quizás fuera ciertamente el hijo del Príncipe François de Rohan-Soubise, tal y como figura en su acta de nacimiento y de bautizo... Los rumores de entonces corrían como reguero de pólvora y se tenían por verdades susurradas.

 
El Hôtel de Soubise, palacio parisino de los Príncipes de Soubise, según un grabado de inicios del s.XVIII. / Abajo, una fotografía actual del palacio desde el patio de honor.
 
 


(*)_Nota: Henri II, 1er duque de Rohan (1579-1638) era hijo de René II, 20º Vizconde de Rohan y de Porhoët, Príncipe de Léon, y de Catherine de Parthenay-L'Archevêque, baronesa Vda. de Pont-L'Abbé, rica heredera protestante del Poitou; por su padre, era nieto de Isabel d'Albret, Princesa Real de Navarra, hija del rey Juan II d'Albret y de Catalina de Foix, reyes de Navarra, y de René I de Rohan, 18º Vizconde de Rohan, Príncipe de Léon (1512-1552), que tuvieron cinco retoños:

-Françoise de Rohan, desposada con Jaime de Saboya, duque de Nemours.

-Louis de Rohan, Señor de Gié.

-Henri I de Rohan, 19º Vizconde de Rohan.

-Jean de Rohan.

-René II de Rohan, 20º Vizconde de Rohan (sucesor de su hermano).

sábado, 23 de marzo de 2013

EL IVº PRÍNCIPE DE SOUBISE







SOUBISE_IVº Príncipe de / 4eme Prince de_Charles de Rohan, IVº Príncipe de Soubise, Príncipe de Maubuisson, d'Épinoy y del S.S.I.R.G., VIIº Duque de Ventadour y Par de Francia, IIº Duque de Rohan-Rohan y Par de Fr., Marqués de Roubaix y d'Annonay, Conde de Saint-Pol, de La Voulte, de Tournon, d'Albon y de Saint-Gérand-de-Vaux, Barón de Longuèze, Señor de Roberval y de Serrières, Condestable Hereditario de Flandes y Senescal de Henao/Hainaut, Primer Barón del Reino (Palacio de Versailles, 16-07-1715 / Hôtel de Soubise, París, 01-07-1787); fue un célebre cortesano, militar y ministro de Estado francés, gran amigo del rey Luis XV y de la Marquesa de Pompadour, que obtuvo el rango de Mariscal de Francia y que desempeñó un relevante papel en la Guerra de los Siete Años ostentando el mando del Ejército del Rhin. Se le conoce sobretodo por el nombre de Mariscal de Soubise.

Charles de Rohan, Príncipe de Soubise (1715-1787), duque de Rohan-Rohan y de Ventadour, par y mariscal de Francia en 1758, fue un militar y ministro de los reinados de Luis XV y Luis XVI de Francia. Último representante varón de su ilustre rama, fue también el bisabuelo del último príncipe de la Casa de Borbón-Condé, el duque de Enghien, asesinado por Napoleón Bonaparte en los fosos del castillo de Vincennes en 1804.

El célebre príncipe de Rohan-Soubise nació en Versailles el 16 de julio de 1715, siendo hijo de Jules François Louis de Rohan, 3er príncipe de Soubise, teniente-capitán de los Gendarmes de La Guardia del Rey, y de Anne-Julie Adélaïde de Melun d'Epinoy. Sus padres fallecerían juntos en París, víctimas de la viruela en 1724. Huérfano de padres con 9 años de edad, su educación es entonces confiada a su abuelo el príncipe Hercules-Mériadec de Rohan-Soubise, que vive en la corte. De este modo, introducido en el entorno del rey Luis XV (de su misma edad), se convierte en su compañero de juegos y en su más leal amigo hasta el fin de su vida.

Carrera militar y política

El Príncipe de Rohan-Soubise inaugura con prontitud una fulgurante y prometedora carrera: mosquetero gris a sus 17 años, capitán a sus 18, brigadier a sus 25, mariscal de campo a sus 28. Ayudante de campo e íntimo amigo del rey Luis XV, protegido además por la favorita regia, Madame de Pompadour, participa en la famosa batalla de Fontenoy en 1745 y es nombrado teniente-general en 1748, justo un año antes de heredar del señorío de Roberval, de Rhuis y de Saint-Germain.

En 1751, Luis XV le nombra gobernador general de Flandes y de Henao (Hainaut), además de gobernador, jefe y gran baílio de la ciudad de Lille. El mismo año dimitía de su cargo de gobernador de Champagne. Cuatro años después (1755), el rey le nombra ministro de Estado, dándole asiento en el Consejo de Arriba. De 1754 a 1756, será efectivamente un ministro con cartera: el rey le nombra controlador general de Finanzas (Ministerio de Hacienda).

En 1756, Austria provoca una nueva guerra contra Prusia, al pretender recuperar el ducado de Silesia que había perdido a manos de Federico II de Prusia. El Príncipe de Rohan-Soubise es enviado por Luis XV para dar su ayuda a Austria, encabezando un ejército. Sin embargo, y gracias a los errores y titubeos de su homónimo alemán el Príncipe de Sajonia-Hildeburghausen, es derrotado en la batalla de Rossbach en 1757. Soubise pierde el control de sus tropas y la descoordinación provoca la esperada catástrofe. La noticia de este desastre militar dará la ocasión, en Francia, a la opinión pública de mofarse abiertamente del protegido de la Marquesa de Pompadour (y de ésta, a través de Soubise), a través de pamfletos y canciones insultantes que serían recopiladas bajo el título de "La Soubisade".

Pese a todo, Soubise conseguirá resarcirse y saborear la revancha en 1758, venciendo en Sondershausen y en Lutzelberg. Ambas victorias, que jamás borrarán su derrota de Rossbach muy a su pesar, le valdrán el reconocimiento del rey quien le concede el mariscalato. En 1761, Soubise está al mando del Ejército del Rhin, formado por 110.000 hombres. Derrota al duque de Brünswick en Johannisberg en 1762. La Guerra de los Siete Años concluiría por el Tratado de Hubertsburg, firmado entre Francia, Austria y los príncipes alemanes, cediendo definitivamente Silesia a Prusia. Tras ese conflicto, el Príncipe de Soubise se mantiene en el candelero de la corte y su posición se ve reforzada por la protección de la nueva favorita real, la Condesa du Barry. En aquel momento, no existe personaje más importante e influyente en Versailles: se beneficia de todos los favores sin pedirlos.

En mayo de 1774, cuando fallece su gran amigo y protector el rey Luis XV, será el único en seguir a pie su ataúd, cabeza descubierta y bajo la lluvia. Un gesto que le honrará para siempre y sorprenderá a sus contemporáneos.

Con el nuevo monarca, Luis XVI, el Príncipe de Soubise se ve confirmado en su puesto de ministro de Estado, muy a pesar de sus relaciones con la difunta Marquesa de Pompadour y de la ex-favorita exiliada Condesa du Barry. Sin embargo, empiezan los reveses para él de una manera indirecta: primero con el escándalo de la bancarrota de su yerno, el Príncipe de Rohan-Guéméné, y luego con otro de peores proporciones y consecuencias, el Asunto del Collar de la Reina, que hunde a su otro pariente el Cardenal-Príncipe de Rohan en el descrédito. Salpicado indirectamente por esos dos sucesivos escándalos, el Príncipe de Soubise se retira del escenario público y dimite de su cargo ministerial. Muere tres años más tarde en su magnífico palacio parisiense, el 1 de julio de 1787, golpeado por una apoplejía a la edad de 72 años. De sus tres sucesivos matrimonios tan solo obtuvo dos hijas, significando la extinción de la rama de los Rohan-Soubise con su desaparición.

Personalidad

El príncipe fue un hombre de gran valentía a lo largo de su carrera militar, pese a no tener el necesario genio de estratega; fue bravo, infatigable y puntilloso en cuestiones disciplinarias, además de ser muy humanitario con sus soldados. Pese a sus grandes cualidades, a sus virtudes, la opinión pública no le perdonó la derrota de Rossbach en 1757, y fue su cruz hasta el fin de sus días aunque posteriormente consiguiera dos victorias sucesivas sobre el enemigo prusiano.

En su vida privada, tuvo una vida sentimental bastante movidita. Cuando en 1734 se casa por primera vez, la novia tiene tan solo 12 años de edad (y él 19); la pierde cinco años más tarde y se vuelve a casar en 1741, con una princesa de 24 primaveras, teniendo él 26. Cuatro años después enviuda al fallecer ésta en el parto. En 1745 contrae por tercera vez matrimonio con una linajuda princesa alemana: Ana-Victoria-Maria-Cristina, Princesa de Hessen-Rheinfelds-Rothenburg. Como su esposo, ésta tiene una vida agitada: es arrestada en 1757, por orden del rey, cuando intentaba fugarse con 900.000 libras en diamantes y joyas para reunirse con su amante. Soubise, tremendamente disgustado por el escándalo, la devuelve a su familia con una asignación anual de 24.000 libras y la separación de cuerpos (divorcio).

Gran seductor de mujeres y jovencitas, el príncipe no fue un marido modélico y muy fiel a sus tres esposas sucesivas. Mantuvo a la señorita Guimard en el lujo más elegante e increíble, y se echó otra amante de 15 años cuando él ya era un setentón en ciernes.

Libertino pero gran bibliófilo, representó perfectamente el espíritu del Siglo Ilustrado, como lo prueba su correspondencia con Voltaire. Melómano y organizador de conciertos en su palacio de París, es él quien ordenó instalar el primer quiosco de música en Francia (inventado por Lord Ranelagh en Inglaterra), en los jardines del castillo real de La Muette, del cual era gobernador.

En cuanto a sus aficiones culinarias, a él se debe la "salsa Soubise", en una época en que era elegante y bien visto ser un chef amateur con inventiva. El gastrónomo Soubise se hizo célebre con su salsa a base de cebollas que acompañaban sus viandas, huevos duros y verduras.

Contrajo matrimonio por tres veces, de los que solo nacieron 2 hijas:

1-La Princesa Anne-Marie-Louise de La Tour d'Auvergne (1722-1741); madre de:

Charlotte de Rohan, Princesa de Condé.

2-La Princesa Anne-Thérèse de Saboya-Carignano (1717-1745); madre de:

Victoire de Rohan, Princesa de Rohan-Guéméné.

3-La Princesa Anna Viktoria Marie-Christine von Hessen-Rheinfels-Rothenburg (1728-1792).