domingo, 10 de febrero de 2013

EL IIº DUQUE DE LA ROCHEFOUCAULD




LA ROCHEFOUCAULD_IIº Duque de / 2ème Duc de_François VI de La Rochefoucauld, Príncipe de Marcillac, IIº Duque de La Rochefoucauld & Par de Francia, Señor, Barón y VIº Conde de La Rochefoucauld, Conde de Roucy y d'Estissac, Barón de Verteuil (París, 15-09-1613 / París, 17-03-1680), fue un eminente escritor, moralista y memorialista del siglo XVII, que pertenecía a una de las primerísimas familias de la aristocracia gala. Tuvo por hermanos menores a:

-Marie-Catherine de La Rochefoucauld (1620-1691), c.c. Louis Roger Brûlart, Marqués de Sillery (1619-1691).

-Hilaire Charles de La Rochefoucauld (1628-1651), Canciller de la Soberana Orden Militar de Malta.

François VI de La Rochefoucauld, sexto miembro de su familia en llevar ese nombre de pila y segundo duque de La Rochefoucauld y Par de Francia, nació y murió en París (1613-1680), siendo hijo del 1er duque François V de La Rochefoucauld (1588-1650) quien, tras militar en las filas protestantes francesas, abrazó el catolicismo, consiguió el título ducal con paridad en 1622 y obtuvo su nominación como Presidente del Consejo del Rey de 1622 a 1624 (rango que equivaldría hoy al cargo de Primer Ministro), sucedido luego en el cargo por el Cardenal de Richelieu. Su madre, Duquesa de La Rochefoucauld, fue Gabrielle du Plessis-Liancourt.

Dato curioso: era biznieto de Silvia Pico della Mirandola (c.1530-1554), primera esposa del Conde François III de La Rochefoucauld y nieta del filósofo italiano Giovanni Pico della Mirandola (1463-1494), benjamín de los Condes de Mirandola y de Concordia.

Desde su nacimiento, producido el 15 de septiembre de 1613, recibió de su padre el título de príncipe de Marcillac, que tradicionalmente se adjudicaba automáticamente al primogénito y presunto heredero de su casa. Su educación fue escasa y prontamente abandonada para alistarse en el ejército a sus 16 años de edad, hecho que le empujó a hacerse notar en sociedad, abriéndole las puertas de la élite parisina y de la corte.



Los La Rochefoucauld figuran entonces entre las primerísimas casas de la aristocracia gala, cuyo orígen se documenta desde el siglo XI, y tan emparentada a la casa de Rochechouart-Mortemart (aún más antigua ésta, al remontar hasta la época de Carlomagno) que es casi imposible citar a los duques de La Rochefoucauld sin aludir a los duques de Mortemart.

La dimisión obligada del 1er duque a favor de Richelieu en 1624, suscitó un rencor hacia el cardenal que empujaría al padre de nuestro protagonista a participar de lleno en un sinfín de conspiraciones políticas. Cuatro años después (el 20 de enero de 1628), casaba a su heredero de 14 años con una niña que aún no había tenido su menarquía: la linajuda y rica Andrée de Vivonne, prima de la distinguida Marquesa de Rambouillet, que fallecería en 1670. Tempranamente enrolado en las filas militares, participó a distintas campañas en las que demostró su temple y valerosidad sin obtener los esperados reconocimientos y promociones debidas a sus capacidades de soldado. En la Corte, entraría en la órbita de Marie de Rohan, duquesa de Luynes -y futura duquesa de Chevreuse en segundas nupcias-, una de las tres mujeres que influenciaron sucesivamente en su vida. Gracias al favor de ésta, recibió un empleo como gentilhombre de la Casa de la Reina Ana de Austria, y empezó a participar en futiles cábalas y conspiraciones cortesanas dirigidas contra el Cardenal de Richelieu y Luis XIII, sin ningún resultado serio aunque le valiera un encarcelamiento de 8 días en La Bastilla y un posterior destierro a las posesiones de su padre.

El turbulento y ambicioso príncipe de Marcillac entraría en esa época de rebeldía protagonizada por los Grandes, participando desde muy joven a las intrigas palatinas contra Richelieu y a la "Fronda de los Príncipes" durante la minoría de edad de Luis XIV, lo que le costaría el encarcelamiento en La Bastilla primero (1637), y el exilio en sus tierras de Verteuil -a 30 kms. de la ciudad de Angulema- después, como cité anteriormente.

A la muerte, en 1642, de Richelieu, creyó tener una ocasión favorable para dar cuerpo a sus ambiciones personales. Se convirtió en uno de los personajes importantes que tomó parte activa en la reconciliación entre la Reina-Regente y el Príncipe Luis II de Condé, en una liga contra el Duque Gastón de Orléans. Pero la estrella ascendente del Cardenal Mazarino acabó por obstaculizar sus proyectos y la relación que mantenía con la bella Duquesa de Longueville (1645), le convirtió en un rebelde y actor de la Fronda. Se distinguió particularmente en el asedio de París, y se batió desesperadamente en el de Mardyck, donde recibió graves heridas.

En la segunda Fronda, Marcillac siguió a los Condé en sus aventuras y desventuras. Al fallecer su padre en 1650, protagonizó un incidente. Habiéndose reunido la nobleza de provincia para los funerales del 1er duque, el nuevo duque de La Rochefoucauld intentó en vano persuadirles para que se unieran a él y hacerse con el destacamento de Saumur. Luego se sucedieron diversas acciones militares en el curso de la cuales fue valiente y generalmente desafortunado. Su mala suerte culminó en la mortífera batalla del Faubourg Saint-Antoine, bajo los muros de París (1652), donde perecería la flor y nata de la nobleza rebelada, y en la que recibió un grave percance. Herido en la cabeza, los médicos y cirujanos temieron por sus ojos. Necesitó todo un año de convalescencia para recuperarse, encontrándose, tras veinte años de combates, desterrado en su castillo de Verteuil, con una salud debilitada, una fortuna menguada y conflictos con todos aquellos que tenían poder en el seno del Estado. Con paciencia y resignación, tomó el partido de retirarse de la vida pública y esperar a que muriera el Cardenal Mazarino para reaparecer en la alegre Corte de Luis XIV.

Aquellos años en la penumbra le llevaron a escribir sus memorias y a redactar sus famosas "Máximas", fruto de sus enriquecedoras conversaciones en los salones parisinos de la Marquesa de Rambouillet antes de la época de las Frondas.

Desengañado, renuncia finalmente a la política y a las intrigas futiles de su juventud, limitándose a frecuentar los célebres salones de Madame de Sablé y de la Condesa de La Fayette, en París, donde se reencuentran la flor y nata de la aristocracia francesa con las más importantes figuras de las Artes y Letras del país. En 1662, la publicación parcial de sus "Memorias" por los Elzeviers, levantaron una polvareda en el mundo de los salones. Muchos de sus amigos se mostraron profundamente dolidos al descubrir los juicios vertidos sobre ellos y La Rochefoucauld se dio prisa en negar su autenticidad para evitar más enemistades. Tres años después, publicaba sus "Máximas" sin firmarlas con su nombre, que le auparon de golpe y porrazo entre los más distinguidos nombres de las Letras. Por aquella época, tejió una gran amistad con Madame de La Fayette; una amistad que iba a durar hasta su muerte. Reconocido como un moralista y un escritor del más alto valor, y teniendo un círculo de amigos devotos tanto en los salones como en la Corte, habría podido ingresar en la Academia Francesa si lo hubiera solicitado. Sin embargo, la edición definitiva y completa de sus 700 máximas, no se produciría hasta 1817.

Culto y refinado, La Rochefoucauld veía la política como un juego de ajedrez... Denunciando de manera constante todas las apariencias de la virtud, las "Máximas" anuncian el fin del héroe corneliano que proseguirá con Nietzsche y Cioran.

El rey Luis XIV le distinguió con la Real Orden del Espíritu Santo, máxima condecoración francesa. El duque fallecería de gota a sus 67 años, completamente ciego.

Poco antes de su muerte e incapacitado por su ceguera, cedió sus títulos y honores a su hijo François VII, príncipe de Marcillac (1634-1714)*, convirtiéndole en el 3er duque de La Rochefoucauld y en beneficiario de una posición superior en el seno de la Corte de Versailles. Éste ya andaba casado con una prima desde 1659: Jeanne-Charlotte du Plessis-Liancourt (1644-1669), que le aportó el título de 3er duque de La Roche-Guyon y le dió tres hijos. Desde 1671, ostentaba el cargo de gobernador de Berry, a la que sumó el de gran maestre del guardarropa del Rey (1672) y el de Montero Mayor de Francia (1679).

(*)_primogénito de sus 8 hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada