viernes, 1 de marzo de 2013

EL Ier CONDE DE LATORES



LATORES_1er Conde de_Sabino Fernández Campo, Ier Conde de Latores, G.E., Caballero del Real Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias y Vice Gran Maestre de la Real Orden de los Caballeros de Santa María del Puig (Oviedo, 17-03-1918 / Madrid, 26-10-2009). Jurista, General Interventor y Teniente-General honorífico que desempeñó diversas funciones de cierto relieve bajo la dictadura franquista y la monarquía parlamentaria. Fue hijo de Sabino Fernández Fernández, comerciante ovetense, y de María Campo del Valle.

Fue un militar que, siendo joven, se enroló y combatió en el bando nacional sublevado (Falange Española) durante la Guerra Civil Española (1936-1939), terminándola con el grado de alférez provisional y de teniente. Luego se licenció en derecho en la Universidad de Oviedo y, posteriormente, ingresó en el Cuerpo Militar de Intervención, del que llegaría a ser profesor y jefe de estudios de la academia, consiguiendo el grado de General Interventor en 1980. Con anterioridad, fue nombrado interventor de la Casa Militar del General Franco. En esos años, amplió sus estudios en el Industrial College de Estados Unidos, licenciándose en Economía de Guerra.

Obtuvo el título honorífico de Teniente General y desempeñó varios cargos durante los últimos años de la dictadura: subsecretario de la Presidencia del Gobierno (1975) y del Ministerio de Información y Turismo (1976). Con la monarquía instaurada en 1975, fue Secretario General de la Casa de Su Majestad el Rey (1977) y Jefe de la Casa Real (1990) en sustitución del General Alfonso Armada primero, y del Marqués de Mondéjar en segundo lugar respectivamente.

En 1990, renuncia a la Secretaría General de la Casa del Rey, al frente de la cual es sustituído por José Joaquín Puig de La Bellacasa Urdampilleta.

El 30 de abril de 1992, Juan-Carlos I le concedió sus cartas de nobleza con el título de Ier Conde de Latores, con Grandeza de España, por su larga y brillante trayectoria y servicio, tanto militar como civil, al Estado. Ocupó la jefatura de la Casa del Rey desde el 22 de enero de 1990 hasta el 8 de enero de 1993, sucediendo a Nicolás Cotoner i Cotoner, Marqués de Mondéjar.

Posteriormente, se convirtió en miembro de honor de la Real Academia de Medicina de Asturias y León, de la Real Academia de Doctores de España, censor de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y académico de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. En 1999 fue nombrado Vice Gran Maestre de la Real Orden de Caballeros de Santa María del Puig. En 1997 ingresó en la Real Asociación de Hidalgos de España.

Su papel durante el intento de golpe de Estado del 23-F (23-02-1981), fue crucial para frenar y desbaratar la sublevación armada de algunos generales que planeaban acabar con la recién inaugurada democracia y volver a un régimen dictatorial con el rey al frente. Célebre quedó su famosa respuesta telefónica a la pregunta del General José Juste (de la división Acorazada Brunete) de si había llegado el General Armada a palacio: "Ni está, ni se le espera."

A finales de 1992, por desacuerdos aún por esclarecer con el rey, fue cesado al frente de la jefatura de la Casa Real y reemplazado por José Fernando de Almansa Moreno-Barreda, Vizconde del Castillo de Almansa.

Viudo desde 1993 de su esposa Elena Fernández-Vega y Diego, madre de sus 10 hijos, volvió a contraer un segundo matrimonio en 1997 con Maria-Teresa Álvarez García, actual Condesa Vda. de Latores.

Murió de neumonía en Madrid el 26 de octubre de 2009. Tenía 91 años.

Desde 2009, es su hija primogénita María-Elena Fernández y Fernández-Vega, quien ostenta el título de IIª Condesa de Latores.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada