sábado, 4 de enero de 2014

EL BARÓN DE GASCQ



GASCQ DE LA ROCHE_Barón de / Baron de_Antoine Alexandre de Gascq de La Roche, Barón de Gascq, Señor de La Roche y de Mongenan (Hôtel de Gascq, Bordeaux, Francia, 1712 / Castillo de Mongenan, Portets, 1781), fue un alto magistrado, masón y mecenas francés que ocupó el cargo de Presidente del Parlamento de Guyena y fundó, junto con el Barón de Montesquieu, la Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Artes de Bordeaux de la que sería nombrado director en 1713. También desempeñó el cargo de Presidente de la Academia de las Artes Líricas y asumió el de Primer Presidente del Parlamento de Guyena bajo la reforma del canciller Maupeou a finales del reinado de Luis XV.

El Barón de Gascq de La Roche pertenecía a una de esas viejas y ricas familias de la nobleza de toga del suroeste francés y, además de ser compañero de profesión, fue un gran amigo del célebre filósofo Barón de Montesquieu, y del no menos importante e influyente mariscal-duque de Richelieu con el que también mantuvo una larga y diaria correspondencia a lo largo de su vida. Por otro lado, su pronunciado gusto por la música y sus cualidades de intérprete le llevaron a tener por maestro a Jean-Jacques Rousseau (1741), quien le introdujo en la ciencia botánica.

Dedicó sus recursos en patrocinar y promover principalmente la industria textil, las ciencias, artes y letras regionales, formando parte de una logia masónica bordelesa de rito escocés junto con su amigo Montesquieu. También frecuentó la sociedad y los salones de París y Versailles, siendo un conocido de los reyes Luis XVI y Maria-Antonieta.

En 1736, encomendó al arquitecto Le Hérissey la construcción de su Castillo de Mongenan, lejos de la capital bordelesa y de los ojos indiscretos, para dar rienda suelta a sus amoríos adúlteros con una dama casada, Madame de Valdec. Mongenan se convierte así en un rendez-vous campestre para los dos amantes y, con el tiempo, para las amistades que proceden de lo más granado de la élite bordelesa. El castillo, levantado sin pretensiones de gran mansión, será prontamente dotado de un gran jardín botánico gracias a la influencia de Rousseau y a la pasión por las plantas del señor del lugar. También albergará un templo masón desde 1750. Allí nacerá en 1741 el fruto de su secreto idilio, un hijo adulterino destinado a los más altos empleos.

En 1781, muere legando toda su fortuna a su hijo natural Antoine Claude Nicolas de Valdec de Lessart (1741-1792), que se convertirá sucesivamente en Director de la Compañía de las Indias, en Ministro de Finanzas, del Interior y en último Ministro de Asuntos Exteriores del rey Luis XVI, que encontró una muerte espantosa durante el Terror.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada