jueves, 13 de diciembre de 2012

EL IVº DUQUE DE LA VALLIÈRE



LA VALLIÈRE_IVº Duque de / 4eme Duc de_Louis César de La Baume-Le Blanc, IVº Duque de Vaujours y luego IVº Duque de La Vallière & Par de Francia, IIIer Señor y Marqués de La Vallière, Vº Barón de La Papelardière (09-10-1708 / 16-11-1780). Fue el hijo y heredero del Mariscal-de-Campo Charles François de La Baume-Le Blanc, IIIº Duque de La Vallière & Par de Francia (1670-1739) y de Marie-Thérèse de Noailles, y sobrino-nieto de la célebre Duquesa de La Vallière, favorita de Luis XIV, asi como último representante varón de su casa.

Destinado a la carrera militar a temprana edad, se convierte en coronel del regimiento de infantería que lleva su nombre, a la edad de 19 años (1727). Por aquel entonces, lleva el título de cortesía de Duque de Vaujours, destinado a los primogénitos herederos de la Casa Ducal de La Vallière.

En 1730, su padre renuncia a su paridad francesa en su favor. Dos años después, en 1732, contrae matrimonio con la hija del Duque d'Uzès, Anne-Julie Françoise de Crussol (1713-1797). El matrimonio tan solo tendrá una hija llamada Adrienne Émilie Félicitée (1740-1812) que, a su vez, casará con un duque y par de Francia en 1756: Louis Gaucher de Châtillon-Porcéan, Duque de Châtillon (1737-1762); del marido quedaría ésta viuda en 1762, con dos hijas que, por no ser menos, también encontrarán maridos a la altura de sus expectativas, en 1771 y 1781 respectivamente:

-Amable Émilie de Châtillon-Porcéan (1761-1840) c.c. Marie-François-Emmanuel de Crussol, Xº Duque d'Uzès (1756-1843).

-Louise Emmanuelle de Châtillon-Porcéan (1763-1817) c.c. Charles-Bretagne-Marie, IXº Duque de La Trémoïlle y de Thouars (1764-1839).

En 1739, el tercer duque fallece y el Duque de Vaujours pasa a ser el IVº Duque de La Vallière y hereda su puesto de gobernador del Borbonesado, además del Castillo de Champs-sur-Marne. Muy conocido en la corte de Versailles, se convierte en un habitual muy apreciado del restringido entorno familiar del rey Luis XV. El monarca le nombraría capitán de las cacerías de la Capitanería Real de Montrouge y Halconero Mayor del Reino de Francia en 1748. Un año después, en 1749, Luis XV le recibe en el seno de la prestigiosa Orden de los Caballeros del Espíritu Santo.
Su posición le lleva a codearse directamente con la Marquesa de Pompadour, de la que enseguida se convierte en amigo fiel, y ésta acabaría dándole la dirección de su teatro para entretenimiento del rey.

Aunque muy considerado en la corte de Luis XV y distinguido por la particular amistad del monarca y de su favorita, que le otorgaba una envidiable situación respecto a los demás cortesanos, el Duque de La Vallière no pareció gozar, más allá de las rejas de Versailles, de tan buena popularidad. Su devoción por las sucesivas amantes del rey, con las que se llevó siempre muy bien, no contribuyó a que fuera mirado con benevolencia por la sociedad parisina. Se dijo de él que fue uno de los señores más corruptos del reinado pero, sin embargo, su afición por las letras le salvaron en parte: autor distinguido, amateur de manuscritos rarísimos y de preciados libros incunables, dueño de una admirada y renombrada biblioteca, se había convertido en un gran protector de escritores y poetas.

Aficionado a las artes y letras, coleccionista de cuadros y obras escritas, el Duque de La Vallière es considerado como el más importante bibliófilo de la Europa dieciochesca. Con la inestimable ayuda de su bibliotecario, el abad Rives, compraba bibliotecas enteras y revendía los libros que tenía repetidos. Dejó su nombre a un tipo de teñido de cuero, del color de las hojas secas, que se pusieron de moda para las encuardenaciones.



Su castillo de Champs-sur-Marne fue el punto de encuentro y de brillantes veladas para Diderot, D'Alembert, Voltaire y Moncrif, entre otras eminencias. Pero, en 1750, cuando ya se da por terminada la construcción de su magnífico Castillo de Montrouge, alquila Champs (1757) a la Marquesa de Pompadour y, en 1763, consigue encontrar un comprador: el armador Gabriel Michel, director de la Compañía de Indias y suegro del Marqués de Marbeuf.

 
El Castillo de Champs-sur-Marne: Salón Oval de la planta noble / Abajo: Salón Chino.
 
 


La muerte de Luis XV, en mayo de 1774, pone un punto final a su carrera de cortesano. El nieto y sucesor del difunto rey, Luis XVI, no aprecia en absoluto sus relaciones con las favoritas de su abuelo (la Marquesa de Pompadour y la Condesa du Barry). El Duque de La Vallière, como otros tantos que estuvieron asociados a las amantes reales, tendrá que hacer un mutis y retirarse a su espléndido Castillo de Montrouge.

A su muerte, acaecida en noviembre de 1780, su única hija se convierte en la Vª Duquesa de La Vallière. Su prestigiosa biblioteca sería vendida en tres veces: en 1767, en 1783 y en 1788. Parte de ésta será adquirida por el hermano menor del rey Luis XVI, el Conde d'Artois.


   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada